Escucha esta nota aquí

Las detenciones de extranjeros, miembros de grupos irregulares hacer presumir posibles nexos con el gobierno del expresidente Evo Morales. Militares retirados señalan que las anteriores autoridades gubernamentales ha cometido delitos estipulados en la Constitución Política del Estado, como la traición a la patria. Entre los detenidos figuran subditos argentinos, cubanos, venezolanos y colombianos.

La presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, confirmó que están operando grupos subversivos armados, conformados por ciudadanos extranjeros y bolivianos, que responden al régimen saliente.

La Constitución, en su artículo 124, señala que se comete delito de traición a la patria el que tome armas contra su país y el que atenta contra la unidad del país.

El general retirado Gary Prado Salmón señala que el ingreso de elementos paramilitares, con autorización del Gobierno, significa un delito. “Han hecho una violación de la Constitución, es uno más de los delitos cometidos por Evo Morales, el traer gente para preparar a ciudadanos, con el fin de sostener su gobierno”.

También considera que es una violación a la soberanía, al entregar a extranjeros el manejo de “nuestra política externa e interna”.

El coronel retirado del Ejército Jorge Santistevan remarcó que el expresidente Morales ha incurrido en el delito de traición a la patria, por haber dejado usar armamento a extranjeros en contra de ciudadanos bolivianos.

Santistevan está convencido de que Morales tenía conocimiento de todo este movimiento y, en su criterio, eso lo demostró al momento de elegir Chapare para salir del país, porque allí están las bases. 

“No es que (Evo Morales) haya tomado las armas, pero ha permitido que extranjeros usen armas y explosivos para dañar a los ciudadanos de su país. También comete delito al estar en complicidad con el enemigo y encubriendo los actos que cometen”.

Santistevan cree que se pensaba poner en marcha un plan denominado Túpac Katari y que estos grupos siembran terror a través de una serie de actividades terroristas, aunque en Bolivia todavía hay “un terrorismo doméstico”, pero el temor es que vaya creciendo. Esto se ha visto en el intento de sabotear los ductos de gas, en la quema de viviendas, el uso de explosivos y francotiradores. “Todo esto ha sido bien planificado en largos años, no ha sido improvisado”, consideró.

Indica que las órdenes se las dan de manera pública con señales y hechos concretos, por eso que el día que renunció Evo inició la actividad subversiva.

Desde México, Evo Morales en su cuenta de Twitter sigue activo. Califica a actual Gobierno como un “régimen golpista que tomó el poder por asalto” y lo responsabiliza por las muertes.

Las detenciones

Durante los últimos enfrentamientos, la Policía logró la captura de extranjeros. El primero fue el de un paramilitar de las de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Se trata de Facundo Morales Schoenfeld, apodado ‘Camilo’, que resultó herido en enfrentamientos que sostenían afines al Movimiento Al Socialismo contra personas que apoyaban el paro cívico que se prolongó por 21 días.

Estuvo en el enfrentamiento en el que murieron Mario Salvatierra y Marcelo Terrazas, ambos apoyaban el paro cívico.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, señaló que aparte del argentino habría un segundo integrante de las FARC detectado en el país. Este segundo, que sería de nacionalidad colombiana.

Murillo y la Policía presentaron a nueve venezolanos, quienes fueron capturados en Guayaramerín, en Beni.

Las autoridades sospechan que los extranjeros están implicados en actos de  sedición, en las protestas que se suscitaron en las últimas semanas en el país. Se los capturó cuando presuntamente pretendían salir del país, indicó Interpol. 

El ministro Murillo advirtió que no se permitirá actos de sedición y subversión.  
En La Paz se abrió investigación a cuatro cubanos, que fueron detenidos por agentes de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (Felcc) en poder de Bs 90.000. Estaban en una vagoneta y entre sus pertenencias tenían dos mochilas con dinero que supuestamente utilizarían para pagar a médicos de ese país.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo señaló que, en sus primeras declaraciones, los cubanos habían confesado que el dinero era para pagar organizaciones sociales y “mallkus”, que son autoridades originarias.

De igual forma un colombiano y cuatro bolivianos fueron detenidos por intentar explotar un distribuidor de gas, donde el acceso solo se lo hace con códigos. El colombiano, al intentar escapar del lugar, botó un teléfono celular que será sometido a un peritaje.

En Cochabamba, la Policía ha confiscado altas sumas de dinero y aprehendió a personas con explosivos y armas de fuego.