Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, ratificó ayer que las plantaciones de coca en el trópico de Cochabamba se incrementaron durante los casi 12 meses de gestión de Jeanine Áñez. Además, aseguró que en el mandato de Luis Arce se retomará la erradicación de las plantaciones excedentarias y se nacionalizará la lucha contra el narcotráfico. La autoridad nacional, al contrario de lo afirmó su antecesor, Arturo Murillo, descartó la presencia de cárteles internacionales de droga en Bolivia.

Del Castillo, que asistió ayer al programa ¡Qué semana!, que se emite por EL DEBER Radio, mencionó cifras que indican el crecimiento de la producción de coca en el país. Según él, en 2018 en todo el territorio nacional existían 23.100 hectáreas de coca. Para el 2019 esta cantidad subió a 25.000 hectáreas, pero la atribuyó a los conflictos sociales y en 2020, durante la gestión de Jeanine Áñez se incrementó a 35.000.

Cuestionó al anterior Gobierno por no seguir erradicando las plantaciones excedentarias, y en vez de dialogar con los cocaleros, fueron perseguidos como terroristas y narcotraficantes.

“No se hizo nada contra el narcotráfico, durante 178 días el Gobierno de facto, no se movilizó para erradicar las hectáreas de coca (excedentarias)”, insistió.

La oposición

El exdiputado Tomás Monasterio aseguró que desde el Parlamento demostró con pruebas la existencia de estructuras criminales que operaban en el país con la protección del gobierno del MAS. “Fueron presentadas rutas de vuelos con salidas de Perú, con llegada a Bolivia y continuaban a Brasil. Aquí opera la mafia internacional”, señaló.

Monasterio dijo que el descubrimiento de fábricas de droga en Chapare son elementos contundentes que evidencian los vínculos de los cocaleros con el crimen organizado. “El actual Gobierno está en el juego de mostrarse como víctima e intenta culpar de todo al gobierno de transición que asumió funciones después de la renuncia de Morales por causa del fraude”, apuntó.

Comentarios