Escucha esta nota aquí

Diez días después de la detención de tres militares bolivianos en territorio chileno y ante el poco avance para su liberación, el abogado defensor, Maximiliano Mendoza, reportó que se apunta a una negociación con la justicia de Chile para dar una salida por la vía de procedimiento abreviado. Mientras tanto, el Gobierno mantiene la vía diplomática para lograr el cese de la detención de los miembros de las Fuerzas Armadas.

En las últimas horas, desde Santa Cruz, el ministro de Defensa, Edmundo Novillo (foto), lamentó que autoridades judiciales del Gobierno chileno consideren que la detención de los tres militares bolivianos no deba ser abordada por la vía diplomática. 

Bolivia trabaja en acciones diplomáticas que es la forma de dialogar, la forma de entenderse en base a explicaciones fundamentadas con hechos reales, dijo Novillo.

 “Bolivia, así  como Chile y otros países, son parte de acuerdos internacionales para combatir el tema del contrabando, en ese entendido el gobierno de Bolivia, mediante la Cancillería, va a realizar las gestiones diplomáticas con la finalidad de demostrar que nuestros compatriotas militares bolivianos realizaban tareas de lucha contra el contrabando, esta actividad que se lucha, se sanciona y constituye un delito en nuestro país”, subrayó el ministro

Mientras que el abogado Meza descartó que la defensa de los militares vaya a admitir “bajo ningún sentido” el delito de robo, pero reconoció que sí los uniformados traspasaron la frontera chilena.

Lamentablemente sí traspasaron a territorio chileno. Ese es un hecho que no se puede discutir, vamos a tratar de negociar con el Ministerio Público un procedimiento que sea diferente a un juicio oral, vamos a negociar un procedimiento abreviado, una expulsión”, informó Mendoza en entrevista con la red Erbol.

El abogado explicó que esta salida de procedimiento abreviado no significa que los uniformados admitan que cometieron el delito de robo, como se los acusa en el vecino país. 

Mendoza añadió que  tomó contacto con la Fiscalía de Chile y también buscará la apelación a la decisión del juzgado de Pozo Almonte, que determinó detención preventiva para los militares por 90 días en el penal de Alto Hospicio.

Los militares bolivianos relataron que, antes de su captura, estaban en una operación de persecución a contrabandistas que ingresaron al país desde la localidad de Pisiga Choque, en el lado chileno. Los acusan de robo, pero según la defensa, interceptaron un vehículo que pasó a Bolivia sin placas.

El abogado, contratado por el Estado boliviano, también está trabajando en una apelación a la prisión preventiva de sus defendidos, con la intención de que tengan una medida menos gravosa o incluso el pago de una fianza.

Comentarios