Escucha esta nota aquí

El portavoz presidencial, Jorge Richter, sorprendió ayer cuando anticipó que el Censo de Población debe realizarse en 2022 para cumplir el intervalo técnico de 10 años que se emplea en la planificación estratégica del desarrollo regional. Sin embargo, advirtió que una gobernación (la de Santa Cruz) no le impondrá el ritmo de trabajo al Ejecutivo nacional.

La respuesta fue dirigida al gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. La autoridad reclamó por “el censo inmediato para concretar el pacto fiscal, las competencias y los recursos que necesitamos tener como departamento, además del planteamiento inicial que es la crisis sanitaria y la crisis económica”, expresó Camacho como sus prioridades.

El gobernador cruceño y el alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, coincidieron el lunes en la necesidad de exigir la realización del censo el próximo año para que el departamento y la capital cruceña reciban los recursos que correspondan por coparticipación; además que cuenten con una representación política como corresponde a la región más poblada del país.

“El censo se tiene que realizar el próximo año, por supuesto, ahí hay autoridades que tienen la responsabilidad de llevarlo adelante, pero el censo está pensado y planificado cada 10 años en el país, el anterior fue en 2012, se tendría que realizar en 2022”, dijo el portavoz del Gobierno en entrevista con Unitel.

Con el mapa de correlación de fuerzas totalmente completado, el Gobierno emitió ayer una señal de diálogo que incluyó la previsión de realizar el Censo en 2022 y no en 2024, como lo había previsto el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la base de criterios técnicos

Asimismo, el vocero presidencial apuntó que las autoridades son nuevas y no se puede hablar de una cercanía o distanciamiento. “Recién tomaron posesión de sus despachos. Las dinámicas de trabajo y coordinación se observarán en las siguientes semanas. El Gobierno tienen una visión clara de construir en base a diálogo y complementariedades y se trabajará de forma consensuada y coordinada en el tema de la pandemia y esperamos que haya reciprocidad”, apuntó Richter

Hace unos 10 días se desató una polémica, debido a que, desde el INE se informó de la dificultad de organizar el censo, requiriéndose al menos tres años de preparación, para su realización en 2024, un hecho que fue rechazado por el Ministerio de Planificación del Desarrollo, que calificó a esa fecha como “una sugerencia”.

“El censo tiene una fecha definida, se realiza cada 10 años, esto significa que el próximo año se debería llevar a cabo. Cuando viene alguien y dice que necesitamos un censo ya, estamos saliendo por fuera de lo que señala la norma claramente”, remarcó Richter sobre las posturas regionales.

Respecto a la demanda regional de llevar adelante un debate para un nuevo pacto fiscal o, eventualmente, un proceso de “federalización”, el vocero dijo: “En estos momentos tenemos problemas de reactivación económica, de pandemia, de educación y de resolver la crisis política que todavía nos distancia a los bolivianos.

Comentarios