Escucha esta nota aquí

El Gobierno aseguró que detrás de los actos que se produjeron la mañana de este viernes en Santa Cruz hay afanes separatistas y acusó al presidente del Comité Cívico, Rómulo Calvo de ser el instigador de esos hechos. Asimismo, anunció que habrá sanciones penales en contra de las personas que retiraron la whiphala luego de ser izada y de quienes agredieron al dirigente campesino Iver Valenzuela.


El ministro de Justicia, Iván Lima dijo que la Asamblea Departamental de Santa Cruz sancionó una ley el 17 de septiembre que gatilló los actos de provocación, racismo y de afrenta a símbolos nacionales el viernes en la capital cruceña. La norma dispone elaborar ternas para la designación de fiscal departamental, Defensoría del Pueblo, Contraloría General, Procuraduría y de otras instancias a escala departamental. Lima considera que se trata de "una grave afrenta a la unidad del país con indicios de delito de separatismo”.


La mañana de este viernes se produjo un serio altercado en los actos protocolares del aniversario de Santa Cruz. Según el ministro Lima, el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo dio la espalda a las autoridades nacionales; también fue retirada la whiphala e izada la bandera del Patujú y un representante campesino fue expulsado y azotado en la Plaza 24 de Septiembre.


Sobre estos últimos hechos, el ministro dijo que son delitos de racismo y discriminación, que están en manos de la Fiscalía y la Policía para identificar a quiénes los cometieron.


“Lo que ha hecho la Asamblea Departamental de Santa Cruz al sancionar este proyecto de ley es una grave afrenta a la unidad del país” dijo la autoridad señalando que el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez presentó una acción ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) para evitar su promulgación.




Comentarios