Escucha esta nota aquí

Las restricciones que recomienda el Gobierno respecto del Covid-19 como la distancia y la protección personal fue ignorada por los asistentes a la concentración en la plaza San Francisco por el denominado 'wiphalazo', donde se pasaron por alto las restricciones de salubridad y el lugar fue abarrotado sin precaución alguna.


El presidente Luis Arce, en los 15 minutos que duró su discurso, no hizo ninguna referencia a las medidas sanitarias que su gobierno implementó. Su alocución reiteró todos los conceptos que había esgrimido antes en Cochabamba. Los opositores fueron el blanco de sus descalificaciones y pidió unidad a sus bases para seguir adelante.


“Esa es la condición, la unidad es el requisito para seguir avanzando en nuestro proceso de cambio, la unidad es la garantía para que nosotros mantengamos la democracia, la unidad es la garantía para que sigamos avanzando, ellos intentan dividirnos, ellos buscan dividirnos”, arengó Arce.


Los militantes y grupos sociales que apoyan al Gobierno se concentraron en La Ceja de El Alto y descendieron hasta la plaza San Francisco donde también discursearon los dirigentes de los campesinos que llegaron al lugar.


Muy pocos asistentes portaban el barbijo correctamente colocado, otros llevaban el protector en el cuello y la mayoría no lo utilizó. El presidente Arce tenía su barbijo puesto cuando llegó al acto pero se lo quitó al hacer uso de la palabra.


Los funcionarios


En el caso de las oficinas públicas, suspendieron la atención al público con una excusa generalizada, “no hay sistema” y supuestamente no se podía atender a los usuarios.


Eso sucedió en las oficinas del Servicio Nacional del Sistema de Reparto (Senasir) donde las personas que realizan los trámites de jubilación tuvieron que suspender sus papeleos porque les negaron atención.


Lo mismo pasó en las oficinas del Órgano Legislativo donde no había atención al público. Las oficinas administrativas de ambas cámaras funcionan en el segundo piso del ex Ministerio de Finanzas, a una cuadra de la plaza Murillo, y permanecieron cerradas toda la mañana. A las 16:00, cuando había concluido la concentración del MAS en la plaza San Francisco, los funcionarios empezaron a retornar a sus puestos.


La dirigencia del MAS y las autoridades habían manifestado que el 'wiphalazo' se realizaría fuera de horario laboral, sin embargo, la ausencia de los funcionarios públicos fue notoria desde horas de la mañana.


El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, asistió a las 09:30 a la concentración de los campesinos pero fue echado por estos quienes le dijeron que era una marcha de reivindicación y no política. Mamani atribuyó el episodio a una 'confusión' de los dirigentes.



 

Comentarios