Escucha esta nota aquí

La muerte del cabo Porfirio Ramos Catari, que ya era una persona mayor y cumplía cotidianamente funciones de seguridad en una entidad bancaria de Trinidad, agarró a todos por sorpresa, confesó el comandante de la Policía de Beni, coronel Wálter Álvis, porque el coronavirus terminó con su vida muy rápidamente. La muerte tocó esta vez a uno de los 250 efectivos que lucha diariamente  contra la pandemia en la capital beniana, y el jefe policial clama que la gente se cuide y que se quede en casa.

“Estoy hace casi diez años aquí y conozco a todos los efectivos. Él era una persona mayor con grado de cabo. Siempre muy educado, siempre fiel y dedicado íntegramente a cumplir con su trabajo, estaba designado al resguardo de la agencia del Banco Ganadero”, relató el jefe policial.

La institución bancaria donde trabajaba siempre dio, según el comandante, “muy buena referencia de él como policía y como persona. Era un gran amigo, camarada, realmente siento que se nos va un hermano. No queremos que nadie pierda la vida, pero cuando te toca de cerca, duele mucho. Todos integramos la familia del verde olivo, somos hermanos mayores y menores con un solo objetivo, servir al pueblo”, dijo.

En estos días, el cabo apoyaba el encapsulamiento. “Estaba en su domicilio, de descanso. Lamentablemente, de un rato a otro se le detectó esta enfermedad y de inmediato lo internaron. Todo fue muy rápido y nos agarró de sorpresa. Ayer por la mañana a través de Bienestar social nos enteramos que su salud estaba complicada y ya por la tarde conocimos sobre su fallecimiento”. Cuando EL DEBER se comunicó con Alvis, el sábado por la noche, se excusó de hablar porque estaba “muy afectado por lo sucedido”.

El jefe policial pidió a la ciudadanía acatar las medidas de seguridad ante la emergencia por el coronavirus. “Batallamos contra la imprudencia de la gente que sale a las calles sabiendo que no lo debe hacer. La única manera de apoyar nuestro trabajo es quedarse en casa”.

Pidió entender que “somos seres humanos y estamos expuestos en primera línea. Lamentablemente este enemigo invisible no discrimina en el momento de elegir a quién se va a llevar ni a quién le hará daño. Nosotros, las FFAA, los medios de comunicación, exponemos nuestras vidas, como todas las personas que trabajamos para luchar contra este mal”, acotó.

Equipamiento

En cuanto a equipamiento de seguridad para los policías que salen a la primera línea, manifestó que “los insumos se reciben de los diferentes niveles del Estado, pero faltaba el tema de los trajes de bioseguridad. "Acabamos de recibir al menos 50 equipos. Claro, no es suficiente para abastecer a todo el personal, pero por lo menos sí alcanza para el que está en primera línea, en los servicios diarios y en contacto con la ciudadanía”.

Complementó que el Gobierno, la Gobernación del Beni, la Alcaldía de Trinidad y el Comando General de la Policía han hecho llegar barbijos, guantes, y otros materiales. “No es en gran cantidad, pero sirve al menos temporalmente, Y debo decir que en la medida en que pedimos más material, también nos lo hacen llegar”.

En Trinidad, según su comandante, salen diariamente un total de 250 efectivos que están divididos en tres turnos. “Con el encapsulamiento se ha realizado el servicio de patrullaje motorizado, no tenía sentido hacerlo a pie. Igualmente, seguimos llevando infractores, la gente no asume conciencia, muchas veces salen a la calle sin motivo justificado. Se entiende si hay una emergencia o necesidad, pero otras no justifican. Y peleamos con esos inconscientes, muchos de ellos reincidentes. Parece que algunos hacen un desafío a la Policía, pero aquí no se trata de desafiarnos, sino de la preservación de la vida, no entienden”.