Escucha esta nota aquí

Una Ley, fecha definitiva y la garantía de organismos internacionales son las tres condiciones previas que pusieron los candidatos del MAS, Luis Arce Catacora y David Choquehuanca para ir a las elecciones generales.

No obstante, no precisaron si como candidatos, asistirán a la reunión convocada por la Presidenta Jeanine Áñez, para este domingo a las 09.00.

 “Las reiteradas veces que el Tribunal Supremo Electoral viene modificando la fecha de elecciones: 3 de mayo, 2 de agosto, 6 de septiembre, 18 de octubre, generan mucha susceptibilidad. Por tanto, exigimos al TSE garantice una fecha fija e inamovible, que sea definitiva para que el pueblo pueda recuperar la democracia”, dijo Luis Arce en un comunicado de prensa.

Arce recordó que el conflicto del oxígeno fue creado por el propio gobierno porque la falta de este insumo se conoció hace tiempo y por esa razón el 31 de julio emitió un decreto para la importación del insumo, porque ya había un déficit de producción en el país.

El candidato dijo también que, cualquier acuerdo que se realice debe contar con la garantía de la comunidad internacional y de ese modo desahució la convocatoria de la presidenta Jeanine Áñez cuyo documento solo se refiere a fijar una fecha para los comicios. Esta tarde se prevé que la Asamblea reciba a los vocales del TSE y la comunidad internacional.

Durante la conferencia realizada en la sede de Gobierno, los candidatos masistas no aceptaron ninguna pregunta de la prensa que asistió con expectativa de saber si participarían de la reunión del domingo. Sentado al lado de Arce Catacora y llevando un tapaboca, David Choquehuanca, candidato a la vicepresidencia, no emitió ninguna palabra, .

Lectura de la coyuntura

Los candidatos del MAS, rechazaron los enfrentamientos que se han observado en la localidad de Samaipata en Santa Cruz, el viernes, indicando que deploraban cualquier enfrentamiento entre bolivianos.

Arce criticó al actual Gobierno de aplicar medidas de salud que no están respondiendo a las necesidades de la población. Además, observó que no se haya resuelto el tema educativo y de dejar en la incertidumbre económica al país.

“Hay incertidumbre sobre lo económico, han disminuido los ingresos de las familias, hay muchos hermanos bolivianos que están perdiendo sus fuentes de trabajo, están siendo despedidos, sufriendo disminuciones de sus salarios. Y eso, por supuesto, genera un clima absolutamente negativo en el país”, complementó.