Escucha esta nota aquí

La dirigencia del MAS decidió tomar distancia de dos hechos que provocaron daño en el proyecto político Luis-David. El conflicto del bloqueo de caminos y las últimas acusaciones contra el jefe de campaña del masismo, Evo Morales fue relegado por los candidatos y los dirigentes de esta fuerza política.


Luis Arce dijo que el problema de Evo Morales es “personal” y que no tiene nada que ver el binomio. “Lo que ocurre con este tema (las acusaciones de pedofilia y estupro), en el que habrá un acusador que tiene pruebas y un acusado que tendrá que defenderse, es un problema personal. Aquí el binomio no tiene nada que ver”, aseguró en una entrevista televisiva.


Paralelamente, el dirigente y exministro de Aguas, Abel Mamani, dijo que el conflicto del bloqueo de caminos que empezó el 3 de agosto, fue una decisión de la Central Obrera Boliviana (COB) y no del MAS o de sus militantes.


“Las protestas no tienen que ver necesariamente con el MAS, desde mi punto de vista 170 puntos de bloqueo, las constantes movilizaciones qué se están dando por diferentes temas, son varios temas, no pueden atribuir semejante movilización paulatina al MAS, imagínense si eso fuera así el tremendo apoyo que se supondría que tiene el MAS”, argumentó el exministro.


Aseguró que el pacto de unidad es un conglomerado de organizaciones y que cada una de esas organizaciones son afiliadas a la COB, por tanto, asumieron una decisión que tomó el Comité Ejecutivo luego del cabildo del 28 de julio. Para Mamani, fue una decisión orgánica y las organizaciones debían acatar.


Los dos hechos golpearon duramente al MAS y su campaña política a tal punto que el propio candidato presidencial admitió que el bloqueo de caminos que protagonizó el pacto de unidad afectaría al caudal de votos en los comicios del 18 de octubre.


El bloqueo resultó un fracaso porque se pusieron a la ciudadanía en su contra y además no lograron el cambio de fecha de las elecciones que era su principal objetivo. Luego se sumó la denuncia de pedofilia contra el jefe nacional de campaña del MAS, que es el tema que sigue golpeando a los masistas hasta ahora.