Escucha esta nota aquí

La militancia del Movimiento al Socialismo (MAS) en la provincia Cercado (Tarija) terminó dividido en dos facciones luego de protagonizar una gresca en el Congreso del sábado pasado, convocado para elegir a la nueva directiva.

Una facción eligió a Pilar Lizárraga como la presidenta de la dirección regional de ese partido y la otra proclamó a Sandra Baldivieso.

"No estamos divididos y lo que hay son intereses foráneos y personales. Nosotros hemos elegido a Lizárraga en el marco del Estatuto y tiene la legalidad", dijo el presidente saliente de la organización, Óscar Villalba.

El exdirigente acusó al presidente departamental del MAS, Carlos Acosta, de generar las pugnas internas en ese partido por su interés de buscar la aprobación del informe de su gestión sin que sea cuestionada.

Por su parte, el exsecretario de Coordinación de la Dirección Regional, Juvenal Marín, afirmó que el asunto fue derivado a la cúpula nacional para que analice y se pronuncie al respecto.

Agregó que se aguarda el retorno de Evo Morales al país para que la dirección nacional asuma una posición sobre la elección de la nueva directiva.

El exconcejal y militante del MAS, Alejandro Ortega, consideró que en este caso hubo "ganadores y perdedores" como sucede en todo Congreso.

"Acosta junto a un grupo de organizaciones nuevas provocaron las pugnas internas, en lugar de poner orden y buscar la unidad ha inclinado su respaldo a la otra directiva que no tiene la legalidad", expresó Ortega.



Comentarios