Escucha esta nota aquí

El municipio de La Paz se apresta a pasar por seis días de un operativo sanitario para reducir la cantidad de enfermos leves y de gravedad por coronavirus y disminuir la velocidad de los contagios, optimizando el periodo de duplicación de casos que se ha elevado desde julio. Para ello, el alcalde Luis Revilla pidió a la población no salir de casa, bajo advertencia de sanciones y el consejo de cooperar con el personal sanitario que realizará dos “megarrastrillajes”.

“Será muy importante el rol de la gente que tiene que esperar a las brigadas médicas, responder adecuadamente el cuestionario y si existe una persona con síntomas, prepararla para el examen médico. No deben salir de sus hogares, salvo alguna emergencia médica", dijo el alcalde Luis Revilla. 

Agregó que están establecidas las sanciones para las personas que circulen sin motivo justificado: 250 UFVs o trabajo comunitario. Para los vehículos que circulen sin permiso hay una multa de Bs 2.000 y retención del vehículo.

Para gravitar sus decisiones en la población, el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED-La Paz) solicitó al Ministerio de Trabajo suspender actividades públicas y privadas, los días viernes 21 y viernes 28 de agosto próximos. 

La solicitud fue aceptada, por lo que esa Cartera de Estado determinó este jueves suspender actividades públicas y privadas durante esos días, para que se puedan realizar los “mega-rastrillajes” en toda la ciudad, del 21 al 23 y del 28 al 30 de agosto.

Las restricciones

Por lo ya previsto, la sede de Gobierno tendrá rígidas restricciones, según lo dio a conocer el propio alcalde Revilla.

“Durante el megarrastrillaje, solamente podrán cumplir funciones los funcionarios del sistema de salud, el personal municipal, el personal de los servicios públicos y de emergencia, la Policía Boliviana, las Fuerzas Armadas, los medios de comunicación y los sectores estratégicos como la construcción, la industria y la minería. En el caso de la alimentación, solamente estará permitido el servicio de delivery para aquellos locales o negocios que venden alimentos”, explicó el burgomaestre.

Además, no habrá transporte público, no podrán circular vehículos particulares, salvo los que tengan autorización. Tampoco habrá comercio, bancos, mercados ni supermercados.