Escucha esta nota aquí

En una carta enviada a la Embajada de Bolivia en Estados Unidos, el MIT  (Instituto de Tecnología de Massachusetts) aclaró que el estudio publicado en el Washington Post, que señala que en las elecciones de octubre en Bolivia no hubo fraude, no fue hecho por esa institución. 

Afirman que fue realizado por dos de sus empleados, John Curiel y Jack R. Williamscontratados por el Centro de Investigación en Economía y Política (CERP), una institución vinculada al chavismo. 


"Con la libertad académica como principio, los investigadores son libres de publicar y expresar sus opiniones a título personal", sostiene la carta y dice que eso no necesariamente refleja la posicion del MIT, por lo que piden que sea atribuido al CERP.

Curiel y Williams sostienen que hay una escasa variación entre la tendencia a favor de Evo Morales antes y después de la interrupción del conteo rápido de votos, que se paralizó por más de 20 horas la noche de las elecciones.  Mencionan que antes había una diferencia de 7,8% entre el primer y el segundo candidato y que, según las simulaciones, Evo Morales podía esperar una diferencia de más del 10%. ​

Sin embargo, el informe en cuestión se basa en datos estadísticos pero omite el análisis sobre manipulación informática, alteración de actas, denuncias sobre voto en el exterior y otros puntos abordados en el informe de la Organización de Estados Americanos que encontró indicios de fraude electoral.

Comentarios