Escucha esta nota aquí

El 7 de junio de 2022 cumplirá 80 años y es el partido más antiguo del país. El Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), que tuvo un papel clave en la política nacional desde 1952 hasta los primeros años del siglo XXI, estuvo por desaparecer en 2019 y este año por poco queda “fuera de la ley”. En medio de tensiones y violencia, el partido pudo ponerse de acuerdo para adecuar su estatuto y quiere “reconstruirse” en 2022.


El jefe nacional del partido, Luis Eduardo Siles, reconoció que los militantes rosados llegaron a los golpes durante el debate que antecedió a la aprobación del nuevo estatuto de esta organización. El MNR aprobó el documento el 28 de diciembre y lo presentó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) al filo del plazo establecido. Ahora espera que la Sala Plena registre el documento o haga observaciones.

“La forma en la que se aprobó este documento fue algo realmente espantoso. Eso me parece muy despreciable, pero hay personas que han operado que sea así”, afirmó Siles a EL DEBER.

El dirigente político explicó que esa reunión contó con la supervisión del Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático (Sifde), una entidad técnica dependiente del TSE. “Hemos cumplido con el procedimiento que era que el Comité Político se reúna, que lo apruebe y que el Comando se reúna y lo apruebe. Habían delegados de todo el país; había quorum”, aseguró.

De acuerdo con la Ley 1096 de Organizaciones Políticas, los partidos y organizaciones ciudadanas deben ajustar sus estatutos internos con medidas para frenar el acoso político en razón de género y la discriminación a los pueblos indígenas, además de fomentar acciones en favor de la despatriarcalización. El plazo para la presentación de los documentos venció el 31 de diciembre.

Además de estas medidas, el nuevo estatuto del MNR “prevé que las personas que no hacen vida orgánica dentro de la organización no puedan tener los mismos derechos de aquellos militantes activos. “Hay algunos que creen que el partido es el de antes, pero no es así, hay que trabajar duro para poderlo reconstruir. El próximo año vamos a concentrarnos en eso, en trabajar para reconstruirlo y para reinventarlo”, afirmó Siles.

El MNR obtuvo el 0.69% de los votos válidos en los comicios de 2019, el porcentaje más bajo de toda su historia. Con esta cifra, según el artículo 58 de la Ley de Organizaciones Políticas, estaba condenado a muerte, pues la norma señala que las entidades políticas y agrupaciones ciudadanas que no lleguen al 3% de los sufragios en los comicios quedarán sin su personalidad jurídica.

Pero, en 2019 los comicios fueron anulados a pedido del jefe del MAS, Evo Morales, quien pidió un nuevo proceso electoral poco antes de renunciar a la presidencia, el 10 de noviembre de 2019. Ese año, un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) señaló que hubo “manipulación dolosa” de los datos en el recuento rápido para favorecer la reelección de Morales, quien buscó ser reelecto por cuarta vez a pesar de la Constitución y un referéndum que le negó esa posibilidad. Con el retorno del MAS al poder en 2020, el oficialismo negó el “supuesto fraude” y promovió acciones legales para castigar un “supuesto golpe de Estado”.

Con las elecciones anuladas en 2019, el Movimiento Tercer Sistema (1,2%), Pan-Bol (0,7%), el Frente Para la Victoria (0.4%) y Unidad Cívica Solidaridad (UCS) que alcanzó el 0,5% de respaldo se salvaron de perder la vida. En 2020, la historia fue distinta.

“El 2019, la elección de Virginio Lema fue un desacierto, aunque es un hombre audaz y valioso. También hubo el fenómeno del voto útil. También es verdad que nos fue sumamente mal. El 2020, Tuto Quiroga se retiró y quedamos colgados. Son tiempos difíciles para los partidos. La gente no quiere saber de ellos, no sólo de nosotros, sino de ninguno. No sólo en Bolivia. Hay que trabajar en la reinvención”, señaló Siles.

La vocal del TSE Dina Chuquimia informó que en el curso de esta semana se reunirá la sala plena para definir “caso por caso” debido a que existen “observaciones de forma” en una mayoría de las fuerzas políticas. Destacó que el MAS es el único que completó el trámite de registro en septiembre de 2021 y reveló que varias organizaciones políticas, como el caso de Unidad Cívica Solidaridad (UCS), tienen 30 días adicionales para resolver esas “observaciones” y entregar su estatuto.

Chuquimia indicó que el Movimiento Tercer Sistema (MTS) y Pan-Bol presentaron sus estatutos, pero sin la supervisión del TSE. “Hemos rechazado los estatutos de estas dos organizaciones políticas”, indicó la vocal y anticipó que este lunes se tendrá un panorama total.

Mariana Paz Zamora, vicepresidenta del FRI, dijo que el trámite fue riguroso con “varias observaciones”. Espera que, en 2022, el sistema de partidos sea fortalecido en favor de la democracia.

APUNTES

“FUERA DE LA LEY”

Las organizaciones políticas
que no logren aplicar sus estatutos ante el TSE quedarán
en el limbo sin la posibilidad de
poder hacer vida política.

INFORMES
El TSE informará este lunes la
situación legal de 11 partidos y
117 organizaciones ciudadanas.

OBSERVACIONES
Partidos como UCS lograron 30
días de plazo para resolver las
observaciones de “forma” planteadas por el TSE

Comentarios