Escucha esta nota aquí

El exfiscal antidroga Joadel Bravo reflexionó sobre las circunstancias en las que fue asesinado el profesor Noel Kempff hace 35 años y señaló que Estados débiles, donde la justicia tropieza con problemas de independencia, acogen a la ilícita actividad del tráfico de estupefacientes.  

“Tenemos un poder judicial que tiene muchísimos problemas, por eso el narcotráfico acude a los Estados que no tienen fuerza para enfrentarlo. Tenemos problemas con la policía”, señaló el jurista durante el programa ¡Qué semana! de EL DEBER radio.

Kempff fue asesinado el 5 de septiembre de 1986 en la meseta de Caparuch o Huanchaca por una organización criminal que había instalado allí una megafábrica de cocaína. El crimen marcó un quiebre y desde ese momento la ilícita actividad fue censurada por la sociedad.

Bravo recordó que ese luctuoso evento reveló relaciones entre el gobierno de entonces con el narcotráfico y operaciones encubiertas de las agencias antidroga y de inteligencia de Estados Unidos. Así, reflexionó sobre la ausencia de institucionalidad estatal que afecta al país.

“Todos los gobiernos, desde Hugo Banzer hasta el día de hoy, han tenido escándalos con el narcotráfico”, afirmó tras recordar que el asesinato de Kempff fue el escándalo que enfrentó el gobierno del Víctor Paz Estenssoro.

De hecho, el narcotráfico también manchó a gestiones, como la de Jaime Paz Zamora con el denominado caso de los ‘narcovínculos’, la de Gonzalo Sánchez de Lozada con el ‘narcoavión’, y a la administración de Evo Morales con los exjefes policiales René Sanabria y Óscar Nina.

Bravo afirmó que debido a la situación geográfica que tiene Bolivia, en el corazón del continente sudamericano, el fenómeno del narcotráfico ha afectado al país durante diversos períodos y circunstancias.

“Estamos en una zona en la que Bolivia no se puede abstraer del narcotráfico”, señaló luego de considerar que el país “no tiene políticas serias contra el narcotráfico” ni “recursos suficientes para poder enfrentar esta guerra”.

En la actualidad, el gobierno depende de un programa de cooperación de la Unión Europea para la financiación de operaciones antidroga en el marco de una política internacional de la responsabilidad compartida.

Kempff se ganó el respeto internacional por sus investigaciones y descubrimientos científicos. Había identificado y calificado especies de flora y fauna desconocidas y que habitaban en las selvas bolivianas. ´

Hace 35 años fue parte de una expedición a Caparuch donde encontró la muerte. Además del profesor, ese día fueron asesinados el piloto Juan Cochamanidis y el guía Franklin Parada. Sólo escapó con vida el científico español Vicente Castelló.

El caso abrió un debate legislativo. En noviembre de 1986 fue asesinado el diputado cruceño Edmundo Salazar, quien estaba investigando este suceso.

EL DEBER publicará este domingo un suplemento especial a 12 páginas referido al caso Huanchaca. La edición dominical presentará testimonios en primera persona con familiares y amigos de las víctimas fatales, quienes concedieron una extensa entrevista a este rotativo.

Sus palabras permiten revivir el horror de lo que sucedió en Huanchaca y el poder oscuro del narcotráfico que estaba inmerso en la sociedad y en la política boliviana.

Comentarios