Escucha esta nota aquí

El Pacto de Unidad y la Central Obrera Boliviana se declararon este jueves en estado de emergencia y amenazaron con salir a las calles y a las carreteras para impedir el paro nacional anunciado desde el lunes por sectores opositores, en contra de la Ley de Estrategia para la  Antilegitimación de Ganancias Ilícitas y la Ley de Desarrollo Económico y Social. En la conferencia de prensa en la que se realizó el anuncio, estuvo el vicepresidente David Choquehuanca.

En la oportunidad se leyó un  pronunciamiento en el que el Pacto de Unidad y la COB, recordaron "el golpe de estado cívico militar que vivió el país en 2019". También reclamaron que hoy "cuando el país retorna a la democracia y a la recuperación económica, salen los politiqueros, oligarcas y logieros reunidos en comités cívicos e intentan volver a saquear al país".

Ante esta situación advirtieron que no permitirán "un nuevo golpe de Estado que genere muerte, luto y dolor como el de 2019". Por esa razón, convocan a los sectores "a luchar, defender y garantizar la normalidad en el desarrollo del país". Las organizaciones se declararon en emergencia.

El secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi señaló que hay mucha preocupación por lo que ocurre en el país. "Hay instituciones, grupos que no permiten la reconstrucción del país. El pueblo está consciente de lo vivido en 2019 y 2020, un saqueo a la economía, nos encerraron a nombre de la pandemia y aprovecharon para robar. No permitiremos estos nuevos intentos de desestabilización. A los trabajadores nos costó reactivar la economía y defenderemos los pasos dados", advirtió.

 "A nombre de estos proyectos de ley (que generan la protesta de los gremiales, transportistas, cívicos y otros sectores) pretenden confundir al país  que quiere trabajar para recuperar la economía", dijo.

Agregó que la COB y el Pacto de Unidad están en permanente alerta y estado de emergencia "para defender a nuestro gobierno elegido democráticamente. Si tendremos que salir a las calles o a las carreteras lo vamos a hacer para defender la estabilidad social y económica del país".

El vicepresidente David Choquehuanca cerró con arengas similares. "No estamos en tiempos donde el neoliberalismo, las corporaciones transnacionales buscan dividir y debilitar a las organizaciones sociales para saquear nuestras riquezas, cuando en realidad buscan impunidad. A un pueblo dividido y debilitado es fácil asaltar, someter y dominar", aseguró.

Alejado del discurso conciliador que lo caracteriza, resaltó que "no permitiremos que los días oscuros de incertidumbre, caos, racismo, desorden, desgobierno, corrupción, de violación de derechos humanos, de tortura vividos en 2019 y 2020 vuelvan nuevamente". 

Manifestó que el pueblo identificó "a los que se han prestado a los intereses de las corporaciones transnacionales, quienes nuevamente tienen la mira en nuestros recursos nacionales".

Apuntó que "algunos no aprendieron de la nefasta historia de 2020, o no les interesa el futuro de nuestros hijos y de nuestras nuevas generaciones. Advertimos que las organizaciones sociales van a defender la democracia, la CPE, al gobierno legítimo y constitucional", aseveró.

Choquehuanca insistió: "Queremos advertir que las organizaciones sociales utilizarán todos los recursos a su alcance que permite la democracia, para defender la estabilidad económica, la unidad , la soberanía, nuestras riquezas, nuestros recursos naturales. Está claro, quieren confundir nuevamente al pueblo boliviano, generar caos e inestabilidad. El pueblo no permitirá que vuelvan esos días de luto, llanto y desaliento a nuestra patria. Queremos decirles que la campaña de miedo que quieren desatar no tendrá éxito. Tenemos un pueblo boliviano que está despierto y es capaz de defender esta democracia que costó sangre y vidas", concluyó.

Comentarios