Escucha esta nota aquí

El nuevo padrón electoral tiene un mínimo crecimiento referente al del año pasado. El aumento de votantes representa un 0,81% en Bolivia, mientras que en el exterior hubo una disminución del 11,54% de electores. En general, el registro aumentó 0,23% respecto al 2019. Las dudan están en las cifras del exterior y los inhabilitados, según expertos.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, presentó el martes los resultados del proceso de saneamiento del padrón. 

Explicó que este registro aumentó de 7.315.364 electores, inscritos a octubre de 2019, a 7.332.925 en 2020. Con esas cifras, la nómina de votantes tuvo un incremento de 17.561 ciudadanos, lo que representa un 0,23% más de inscritos.

Según las cifras presentadas por el ente electoral, el número de bolivianos habilitados en el exterior cayó de 341.001 en 2019 a 301.631 en esta gestión, lo que representa una disminución de 39.370 registros, un 11,54% de electores. En cambio, el padrón en Bolivia registró un mínimo incremento de 6.974.363 a 7.031.294 entre los mismos años, en este caso, hubo un aumento de 0,81%.

En el análisis de las cifras, la ex vocal electoral Dunia Sandoval, en entrevista con el programa Influyentes de El Deber Radio, consideró que este padrón es confiable y denunció que en la pasada elección, que fue anulada por fraude, se introdujo a ciudadanos inhabilitados, lo que incrementó la cifra de electores registrados.

Dudas en inhabilitados

“Los ciudadanos inhabilitados a último momento fueron incorporados al padrón. En 2019 separaron habilitados e inhabilitados y por un error, entre grandes comillas, volvieron a meter a los inhabilitados al padrón. Ese dato está confirmado”, dijo Sandoval.

Mientras, Paul Antonio Coca, experto en temas electorales, aseguró que la confiabilidad de un padrón no solo se mide por los datos lanzados, ya que existe un camino por recorrer en el proceso electoral y mientras se den los pasos -dijo- se verificará si el registro de votantes es confiable o no.

“El padrón electoral no se mide solamente con personas depuradas. La confiabilidad del padrón se lo mide mientras el proceso electoral vaya avanzando. En este caso, sorprende que cerca de 40.000 compatriotas fueron depurados en el extranjero, que hayan fallecido parece algo imposible”, cuestionó Coca.

Sobre el tema, la vicepresidenta del TSE, María Angélica Ruíz, informó que se aplicaron siete filtros para blindar la seguridad del padrón. La autoridad, además, habló de la eliminación “registros fantasmas” en la depuración.

Ruíz detalló que los siete filtros que se aplicaron son: la contrastación de datos con el Servicio de Registro Civil (Sereci), el cruce de información con otras instituciones, la constatación de la ciudadanía de que sus familiares fallecidos no sigan habilitados, la verificación de las huellas dactilares, la inhabilitación de personas que no sufragaron en las últimas dos elecciones, el cruce de datos con el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el apoyo de los organismos externos para el control del registro de votantes.