Escucha esta nota aquí

El recuento de votos de la segunda vuelta electoral avanzaba con cierta lentitud hasta la medianoche de la jornada electoral, en la que hubo ausentismo de votantes en los departamentos de La Paz, Chuquisaca, Pando y Tarija, con relación a la primera vuelta.

En esta ocasión, empresas privadas no se asociaron con medios de comunicación y no generaron encuestas en boca de urna ni conteo rápido, lo que desnudó aún más la falencia del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que cortó el Direpre, como medio para emitir resultados preliminares.

El departamento con mayor avance de cómputo, hasta la medianoche, fue Pando, que se aproximaba al 40% de las actas de votación escrutadas, de acuerdo con el boletín oficial emitido por el Órgano Electoral.

En el caso de Chuquisaca, hasta las 23:50 de ayer alcanzó computar el 31,67% de las actas, mientras que los vocales electorales de Tarija llegaron al 21,37% del cómputo de las actas de votación para la segunda vuelta electoral de gobernador cuando faltaban 10 minutos para la medianoche.

La Paz fue el departamento más rezagado. Hasta el cierre de esta edición estaba con el 16% de avance. Los partidos opositores recurrieron a sus centros de cómputos internos y, en base a sus cifras, se declararon ganadores en sus respectivos departamentos.

Ausentismo

La jornada electoral de este domingo se realizó con normalidad, aunque el presidente del Tribunal Supremo Electoral reconoció que hubo menos electores que en la primera vuelta.

Este fenómeno ocurrió en las cuatro regiones donde hubo segunda vuelta. En La Paz se produjo principalmente en los recintos electorales de la zona sur, Miraflores, el centro de la ciudad, como en la mayor parte del área rural.

En las laderas y El Alto se observó mayor participación, pero no como la registrada en las elecciones del 7 de marzo, donde se definieron los resultados en otros cinco departamentos del país.

Los comerciantes ubicaron sus puestos de venta a la salida de los recintos electorales, aunque no tuvieron mucha venta.

Casi al mediodía del domingo, en hora pico, se podía observar mesas que tenían muy poca afluencia de personas. Este medio pudo establecer, consultando con varios jurados electorales, que a esa hora habían sufragado no más de 50 personas en mesas donde estaban inscritos 200.

Una lluvia que cayó en La Paz, Tarija y Chuquisaca perjudicó también la afluencia de personas.

A media jornada, el presidente del Tribunal Electoral Departamental (TED) de La Paz, Franz Jiménez, señalaba: “Tenemos poca afluencia de la ciudadanía, pedirles que asistan a los recintos electorales, el horario es hasta las 17:00 debemos recordarles que el voto es obligatorio, se va a extender el certificado correspondiente”.

En El Alto, la alcaldesa electa, Eva Copa, exhortó a la ciudadanía a acudir a las urnas en horas de la tarde. “En la mañana sí, la gente acudió poco, esperamos que después del almuerzo acuda con la familia y puedan ejercer su derecho al voto y elijan a sus autoridades”, dijo la futura autoridad a las 15:00, después de emitir su voto en el colegio Mejillones de esa ciudad.

En el área rural el panorama no era distinto, el canal estatal reportó, desde la localidad de Batallas, que los electores no acudieron de forma masiva, tal como ocurrió en las elecciones del 7 de marzo.

A las 17:00 cuando tocaba cerrar las mesas, al menos el 30% de los electores en varias mesas no habían llegado a sufragar. Esto se repitió en todas las regiones.

Explicación

El presidente del TSE, Salvador Romero, no quiso ponerle el rótulo de “ausentismo” a lo ocurrido ayer en la segunda vuelta electoral.

Explicó que en la primera vuelta la participación alcanzó al 86,1%, “extremadamente elevada”. Más si se toma en cuenta que correspondió a una elección de alcance departamental y municipal, no nacional.

“Los datos preliminares nos indican que la participación tuvo una ligera disminución, que es habitual en América Latina. Las segundas vueltas tienen niveles de participación menor a las primeras”, manifestó.

Ante la insistencia de los medios de comunicación para conocer un porcentaje aproximado del ausentismo, expresó que “los datos preliminares que manejamos, y aguardamos tener los datos oficiales y definitivos, nos hablan de una participación que disminuyó en un porcentaje relativamente pequeño, con respecto a la primera vuelta” e insistió en que el nivel de participación fue “alto, significativo para una segunda vuelta”.



Comentarios