Escucha esta nota aquí

El MAS pretende mantener su dominio en la Asamblea Legislativa Plurinacional, como ocurre desde hace 14 años cuando Evo Morales estaba en el poder. Sin contar con los dos tercios de los votos, pero favorecido por un cambio en el reglamento interno de debates aprobado en los últimos minutos de la anterior legislatura, la nueva bancada oficialista ha aprobado 14 leyes desde que asumió funciones, el 5 de noviembre, tal y como las recibió del Órgano Ejecutivo. En la bancada del MAS aseguran que la oposición no presenta proyectos que beneficien al pueblo.

El jefe de bancada de la opositora Comunidad Ciudadana en la Cámara de Diputados, Carlos Alarcón, dijo que observa con preocupación que el MAS se resiste a trabajar en la redacción de leyes, como establece el artículo 242 de la Constitución Política del Estado. El mencionado artículo señala: “la sociedad civil organizada apoyará a la Asamblea Legislativa Plurinacional en la construcción colectiva de las leyes de mayor impacto”.

Sin embargo, a decir de Alarcón, este aspecto legal no ha sido tomado en cuenta por el oficialismo para la aprobación de algunas leyes, como la de Emergencia Sanitaria, que había sido sancionada sin la participación de los médicos.

La bancada del MAS no tiene el mínimo espíritu de construcción colectiva porque los proyectos de ley vienen del Ejecutivo y, como ocurre desde hace 14 años, mantienen la misma práctica de aprobar con el rodillo, sin modificar una coma”, protestó Alarcón.

Precisamente el viernes, el jefe de bancada de Creemos en Diputados, Erwin Bazán, reclamó porque la mayoría oficialista aprobó la elevación a rango de ley un decreto de amnistía e indulto “aprobado por masistas para favorecer a masistas”. Según Bazán, con esta ley no solo se concede amnistía e indulto a los que promovieron el fraude electoral detectado por la OEA en octubre de 2019 que provocó la crisis política y la renuncia de Morales a la Presidencia, sino que beneficiará a los acusados de incurrir en hechos de corrupción o que enfrentan cargos por narcotráfico.

Consultado, el diputado por el MAS y vicepresidente de la Brigada Parlamentaria Cruceña, Rolando Cuéllar, aseguró que en estos más de 100 días de sesiones la oposición no ha presentado proyectos de ley. “Pedimos a los opositores que trabajen, que presenten proyectos”. Cuéllar dijo que actualmente debaten un proyecto de ley para que se instalen centros de salud naturistas públicos. Además, la bancada masista propuso sesionar en San Ignacio de Velasco los días 19 y 20 de febrero en homenaje a Andrés Ibáñez, asesinado en la hacienda San Diego.

Falta experiencia

Tres analistas consultados coinciden, por separado, en que la falta de experiencia y la campaña electoral interfiere en el trabajo de la oposición en el Parlamento.

A decir del politólogo y docente universitario Marcelo Silva existen dos razones para que se perciba cierta debilidad en la bancada opositora. La primera, hay una renovación importante en el parlamento y la mayoría se está ajustando a sus nuevas funciones. Incluso, con gente que no ha llevado antes práctica parlamentaria. Segundo, no se han tocado temas transcendentales donde la participación de la oposición haya sido fundamental. A esto se suma la tercera, porque la mayoría de la actividad política está centrada en las elecciones subnacionales y muchos están en campaña.

Paúl Antonio Coca coincide en que en los primeros 100 días de la Asamblea ha primado la falta de experiencia en los legisladores. “No están los grandes opositores en el hemiciclo y eso se nota. Fuera de las quejas que hacen en los medios algunos parlamentarios, no hay más. No se ha sabido hacer prevalecer la voz de la oposición, tampoco se observa un buen asesoramiento legal para enfrentar las imposiciones. Lamentablemente, muchos de los diputados y senadores no han cambiado el chip y siguen como activistas del 21-F, de octubre del 2019, pero no se han puesto el traje de legislador”, cuestionó el abogado y analista.

En criterio del politólogo José Orlando Peralta, la oposición no ha cobrado protagonismo, a pesar de que existe una situación crítica en el país. “Ha salido uno que otro reclamo, pero no se hace sentir la interpelación ni expresan en malestar social de los ciudadanos”.

Comentarios