Escucha esta nota aquí

El Silala ha aumentado el caudal de acusaciones políticas dentro de Bolivia y llegó hasta Santiago en los últimos días. Mientras el MAS anuncia una interpelación en contra de la canciller Karen Longaric por revelar el carácter reservado de la contrademanda presentada ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de La Haya, desde el oficialismo y los cívicos potosinos amenazan con un juicio de responsabilidades en contra del expresidente Evo Morales y sus colaboradores, por supuestamente admitir que al menos parte de las aguas fluyen de forma natural hacia Chile.

La demanda, que fue planteada en 2016 por Chile está a punto de ingresar en la última ronda, la fase oral, tras una serie de memorias y contramemorias. El país vecino considera que esas aguas son un río internacional, mientras que para Bolivia son manantiales locales que fueron artificialmente canalizados por empresas de ese país para que crucen la frontera.

En la última semana, la Cancillería boliviana dio a conocer que en la contramemoria presentada ante la CIJ, Bolivia declara que una parte del afluyente corre de forma ‘natural’ a Chile y ese es el argumento que defiende la Moneda en esta controversia.

Esto generó reacciones en Chile. De hecho, el presidente Sebastián Piñera, que atraviesa un momento político complicado en contra de su gestión, comentó en su cuenta de Twitter: “Bolivia reconoció ante Corte Internacional de Justicia de La Haya (la) tesis chilena (de que) el Silala es un río internacional (que) fluye naturalmente hacia nuestro país. Esta es una buena noticia para Chile y nos permite avanzar hacia un uso racional y equitativo de las aguas del Río Silala”.

El excanciller chileno Roberto Ampuero declaró el 10 de septiembre de 2018 tras una reunión con su equipo: “Estamos muy contentos de que el presidente Evo Morales haya realmente reconocido que existe un caudal de agua natural y que este caudal fluye desde Bolivia hacia Chile”.

El diputado potosino Víctor Borda, acusó a la canciller Karen Longaric de “traición a la Patria” porque su declaración es “reconocimiento expreso por parte de Bolivia en la demanda, que implicaría que el fallo de la CIJ de La Haya sea favorable a Chile”.

Por ello, él y la bancada del MAS anunciaron una interpelación en contra de la autoridad.

El Comité Cívico y políticos potosinos expresaron su reclamo, porque consideran que hubo una traición a la patria ante la cual alistan procesos contra quienes llevaron adelante el litigio.

El presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Juan Carlos Manuel, manifestó que los responsables de la traición son Evo Morales, el excanciller David Choquehuanca, el exagente Eduardo Rodríguez Veltzé y exdirector de Diremar, Emerson Calderón. “Serán procesados por esta atrocidad”, dijo el cívico.

El diputado Gonzalo Barrientos señaló por su parte que corresponde un juicio de responsabilidades al expresidente Morales, lo excancilleres y el exagente en La Haya “por alta traición a la patria, debido a que se afecta la soberanía del país y se atenta a la recuperación de los recursos naturales”.

El senador Edwin Rodríguez señaló que se trata de una “doble traición a la patria”, porque además se ha ocultado la información del caso Silala en el desarrollo del litigio. De esta forma, tras la derrota por el tema marítimo, el del Silala entra en la arena política.

Por ello, EL DEBER publica en esta edición un frente a frente entre el ex agente Rodríguez Veltzé y la canciller Longaric.

DATOS

MANIFIESTO | Mediante un manifiesto, Comcipo agregó que también existe una complicidad en la traición de parte de Jeanine Añez al no informar oportunamente de lo que había ocurrido ante la Corte de La Haya.

MANANTIAL | Evo Morales afirmó que la contramemoria se funda en estudios realizados en el Silala con investigaciones científicas que confirman que las aguas fluyen artificialmente hacia Chile por las obras de canalización realizadas en el siglo pasado.