Escucha esta nota aquí

El lunes a las 9:00 el exalcalde de La Paz, Luis Revilla se presentará a la Fiscalía de La Paz para declarar por una denuncia penal que presentó contra él, la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) por una supuesta deuda de Bs 21 millones. Sin embargo, esa deuda ya está siendo cobrada al actual alcalde paceño, Iván Arias.


“Esta semana Emapa le manda una carta al alcalde (Iván) Arias solicitando que le paguen esa deuda, entonces ellos mismos están demostrando que es una deuda de la Alcaldía. No es una deuda personal, pero a mí me inician el proceso penal. Está claro que es algo que no tiene pies ni cabeza”, dijo el exburgomaestre en contacto telefónico con EL DEBER.


La Fiscalía de La Paz inició una investigación en contra del exalcalde por el delito de incumplimiento de contrato, la denuncia fue presentada por los administradores de Emapa que reclaman el pago de Bs 21.015.453 por la provisión de alimentos para las denominadas canastas escolares que se distribuyeron en 2020. El monto final era de Bs 37 millones, pero ya se pagó un tercio de esa deuda.


Revilla recordó que tres días antes de dejar su cargo, el 30 de abril, se enteró de que Emapa había presentado la denuncia en su contra y desde ese día el Ministerio Público lo persiguió sin pausa pese a que su actual vivienda en Santa Cruz es pública.


Precisó que el lunes, pegaron una citación en su exdomicilio de la ciudad de La Paz, en la que le conminaban a que se presente al día siguiente a declarar; luego que se enteraron que se trasladó a Santa Cruz, le entregaron la citación el miércoles en esta ciudad, para que declare el lunes 17 a las 9:00, a la que acudirá finalmente.


La carta de Emapa al alcalde paceño Iván Arias está fechada el 6 de mayo pasado y en ella afirma que tiene un contrato con el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP) y pide el pago de los Bs 21 millones porque el exalcalde, Luis Revilla no cumplió el contrato. “Mediante la presente, solicito a su autoridad proceda a realizar el pago adeudado a la brevedad posible”, indica la carta que lleva la firma de Marvin Pereira Chávez, gerente general de Emapa.


Son estos los detalles que llevaron a Revilla a afirmar que existe una persecución instruida desde el Gobierno nacional. Emapa es una empresa que depende del Ministerio de Desarrollo Productivo.


Recordó que el municipio de La Paz siempre trabajó con las empresas del Estado y que el contrato para las canastas escolares, fue uno más de los varios acuerdos que suscribió con Papelbol, Lacteosbol o Emapa y siempre se honraron las deudas porque existía el presupuesto para esos sectores.


Pero en este caso hubo un desfase del presupuesto por la pandemia  -explicó Revilla- y dijo que no es una situación propia del municipio de La Paz sino que afectó a todos los municipios de Bolivia, por tanto la deuda se pagará cuando corresponda y el municipio recupere su capacidad económica.



Comentarios