Escucha esta nota aquí

La ministra de Relaciones Exteriores, Karen Longaric, informó este martes que todos los embajadores que fueron designados por el Gobierno de Evo Morales perderán sus credenciales, privilegios e inmunidad, porque fueron cesados en sus funciones.

“Los gobiernos e instituciones ante los que estaban acreditados, deben retirarles la inmunidad y los privilegios de los que gozaban, y bueno, después esos exfuncionarios harán sus protestas, eso no lo podemos controlar", manifestó Longaric.

La autoridad explicó que más adelante pedirán colaboración a los países donde se encuentran los exdiplomáticos del Gobierno de Evo Morales, para limitar las 'manifestaciones brutales' que realizan a través de las redes, incitando a la violencia. 

Se refirió al caso específico de Sacha Llorenti, exembajador de Bolivia ante la ONU, y Ariana Campero, acreditada ante el Gobierno cubano, quienes realizan fuerte activismo en redes sociales, denunciando, al igual que Evo Morales, un “golpe de Estado” en el país.

“Entre el jueves 14 y viernes 15 se enviaron todos los ceses a los embajadores del anterior Gobierno, algunos habían renunciado con anticipación, pero los principales operadores políticos del Gobierno del MAS se resistieron”, precisó Longaric.

La ministra detalló que todos los representantes de la embajada venezolana en Bolivia ya abandonaron territorio nacional. 

“Tenemos conocimiento de que han salido un gran número de diplomáticos de Venezuela, sabíamos que habían 10 representantes de este país acreditados ante Cancillería, pero también se encontró a otras personas con credenciales, había una serie de irregularidades, pero ya salieron todos”, manifestó.