Escucha esta nota aquí

A través de un comunicado, el Directorio de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz expresó “su extrema preocupación” por los bloqueos y los conflictos que se generaron por la protesta de la COB y el Pacto de Unidad que piden que las elecciones sean el 6 de septiembre y no el 18 de octubre, y que pone en serio riesgo “la estabilidad social, política, económica y sanitaria de todo el país”.

El documento advierte que la pandemia se extiende y las acciones del Gobierno nacional “parecen insuficientes para controlar este devastador flagelo”, a pesar del esfuerzo y el sacrificio que están haciendo los ciudadanos “que están en la primera línea de combate, sumando día a día mayor cantidad de contagios y decesos”.

El documento califica de "irresponsable y hasta criminal” la acción de grupos de bloqueadores que responden “a consignas políticas”, quienes impiden la libre circulación de los insumos esenciales para enfrentar la pandemia, con todas las fatales consecuencias que ello representa, “pero además, cortando la cadena del transporte alimenticio y de bienes en general, dañando gravemente a la población, al sector privado y a la economía boliviana”.

La nota sentencia también que el Gobierno pareciera ser "un mero observador de los conflictos", permitiendo que sean los propios pobladores o la sociedad civil los que reaccionen ante “estos minúsculos grupos radicales que están causando zozobra en Bolivia so pretexto de mantener inalterable un calendario electoral que no toma en cuenta la emergencia sanitaria que se vive en el país”.

Esta falta de acción gubernamental genera una espiral de violencia, “con confrontaciones cada vez más graves, pues incluso se ha llegado a la toma de rehenes y a vejámenes inaceptables por parte de los bloqueadores”. 

El sector califica de “insensible” a la mayoría en la Asamblea Plurinacional, que bloquea la aprobación de importantes recursos económicos de diversos organismos internacionales que deben ingresar al país destinados a auxiliar a los sectores sociales más necesitados, a través de bonos y ayuda alimenticia.

Lamentó que el sector se encuentra afectado “138 días de paralización casi total de las actividades económicas (pandemia rígida y flexible), por lo que reclamamos medidas que permitan sobrellevar esta catastrófica situación, procurando mantener parcialmente las actividades de nuestras empresas, intentando evitar con ello la pérdida masiva de miles de empleos dignos”.

Por ello, “los empresarios cruceños instamos al Gobierno a extremar esfuerzos en procura de poner orden en el país, evitando una riesgosa confrontación entre ciudadanos, y al mismo tiempo, dictar medidas económicas que ayuden a sobrellevar al sector privado esta aguda crisis económica evitando de esta manera su inminente colapso”, concluye el documento.

​