Escucha esta nota aquí

La Navidad de 2020 no será igual a las anteriores debido a que la pandemia de Covid-19 cambió los abrazos y festejos por los barbijos y el distanciamiento físico. En Bolivia, 13.947 personas que han dado positivo al nuevo coronavirus pasarán las fiestas en aislamiento, muchas incluso en soledad. 

Según datos del Ministerio de Salud divulgados ayer, actualmente, en todo el país hay 13.947 personas que contrajeron el Covid-19 y que están en la lista de infectados activos.

Este es el caso de Mariana Melgar. La magia de la Navidad la cautiva desde niña, tanto así que cada año instala un negocio de panes y masitas navideñas. Mientras los pedidos crecían, el virus tocó su puerta. La mejor semana de ventas se vino abajo tras hacerse dos pruebas PCR que resultaron positivas. Aislamiento para ella y los familiares que la ayudaban en la cocina de su hogar, esa fue la medida que adoptaron.

Este año las luces del arbolito se encenderán, pero la Nochebuena estará cargada de ausencias y no podrá ser la anfitriona en la celebración de su familia a la que recibe cada año desde que tiene uso de razón. Sus familiares también estarán 'celebrando' desde sus hogares.

"Aunque este año ha sido muy difícil para todos, nos ha servido para valorar cada momento que hemos podido disfrutar, teniendo la esperanza de que Dios mediante pronto podré reunirme con mi familia. Será una Navidad diferente, a distancia, pero unidos con el corazón", responde Melgar a EL DEBER.

Para la psicóloga María Parada, la situación no solo es difícil para quienes se hallan enfermos y aislados, sino que también hay familias en las que habrá lugares vacíos en la mesa de la cena de Nochebuena, ya que el virus se cobró la vida de muchas personas. Para ser precisos, las cifras oficiales del Ministerio de Salud reflejan que 9.065 personas perdieron la vida a causa del coronavirus.

"Es un buen momento para evaluar cómo fue el año y aprovechar ese tiempo para hacer un balance. Hoy no se puede tener contacto con el exterior, entonces lo mejor es mirar dentro de uno mismo y evaluar nuestras vidas", recomienda la psicóloga, que también se halla combatiendo contra el coronavirus.

Este tiempo debe servir de pausa para reencontrarnos con nosotros mismos, para el descanso y recargar energías, según Parada, quien agrega que el trabajo interno en tiempos o momentos difíciles ayuda a sobrellevar cualquier situación de una mejor manera y se deja de pensar en el contagio.

Y el virus no discrimina. En los nueve departamentos se detectan enfermos y hay una tendencia de riesgo alto en los municipios. Incluso autoridades y figuras políticas  contrajeron la enfermedad en los últimos días, como es el caso del expresidente del Comité pro Santa Cruz Herland Vaca Díez, y el exsecretario de Gobierno de la Gobernación cruceña Vladimir Peña.

Según el reporte de la Dirección General de Epidemiología del Ministerio de Salud, en la última jornada se registraron 1.005 nuevos contagios, de los cuales 476 se encuentran en Santa Cruz, 325 en La Paz, 61 en Cochabamba, 43 en Chuquisaca, 30 en Oruro, 30 en Tarija, 18 en Beni, 11 en Pando y 11 en Potosí. 

En contraste, hay 512 personas que lograron vencer la enfermedad y ya recibieron el alta médica. El Ministerio de Salud y Deportes pide a la población boliviana que en estas fiestas de fin de año se evite aglomeraciones, besos, abrazos y saludos de mano, debido a que ello ocasionaría mayores contagios.

Comentarios