Escucha esta nota aquí

"No podemos permitir la entrada de este hombre acusado", grita una madre, vestida de blanco en la plaza 14 de Septiembre de Cochabamba. Esta mujer y  otros activistas expresan su repulsa ante el retorno del exmandatario Evo Morales a Bolivia.

Respaldados por carteles que denuncian los delitos a los cuales se le acusa a Morales, los activistas, identificados como padres y madres de familia, a gritos decían: "No vamos a permitir que regrese campante como si no hubiera cometido ningún delito".

"Es una afrenta hacia la justicia boliviana, una afrenta hacia las mujeres bolivianas, a nuestras niñas", manifestaba una de las mujeres presente en la plaza. "Si la justicia tiene algo de dignidad, debería esperarle con un mandamiento de apremio", replica otra señora ante los medios de comunicación.

Los manifestantes exigen que la justicia continúe con las investigaciones que pesan sobre el exmandatario y que, en algunos casos, ya han sido consideradas nulas alegando irregularidades en el debido proceso del acusado.


Un grupo de activistas clama por una justicia digna que investiga las acusaciones que recaen en el exmandatario. Foto. Humberto Aillón.


Por su parte, Oruro amaneció con numerosos carteles de rechazo y denuncia contra Evo Morales en plazas y calles del centro urbano.