Escucha esta nota aquí

Salud, negocios o educación, los tiempos de dificultades llevaron al ciudadano a innovar para sobrevivir en tiempos de coronavirus, así lo resumió la presidenta, Jeanine Áñez al inaugurar la ampliación de la fibra óptica en la localidad de Porongo, ubicada a 30 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz.


El internet nos ha permitido que a nuestra casa lleguen los médicos y llegue la atención, sin la necesidad de que los pacientes (leves) vayan a los hospitales”, dijo la presidenta y luego recordó que en Cochabamba le enseñaron un sistema que crearon los ingenieros de esa región, que permite el seguimiento de cada uno de los casos y cree que ese sistema puede ser aplicado a todo el país.


Relató que los negocios no pararon porque las personas aprendieron a trabajar a través de las redes sociales y sobrevivieron en la cuarentena. Dijo que el 70 % de las personas en el país se dedican al comercio informal, por tanto, las redes sociales fueron las ideales para desplegar los negocios de compra venta de todo tipo de productos


Limitaciones


Admitió que, en el ámbito educativo, la clausura dispuesta por el Gobierno permitió constatar que no todos los sectores tienen acceso a un internet barato que les facilite el proceso educativo, destacó el esfuerzo de universidades, docentes y estudiantes que pese a la pandemia se dieron modos para seguir con los estudios.


También se refirió a las provincias que tienen serias dificultades para acceder a internet y desarrollar sus actividades. Esas limitaciones impulsaron al Gobierno, dijo, a consolidar la red de fibra óptica de telefonía e internet en todo el país.


La fibra óptica de Entel llegó a Porongo con el plan solidario de internet ilimitado por Bs 90 con 5 Mbps de velocidad, pudiendo alcanzar hasta los 500 Mbps, combinando el acceso a una grilla de televisión y telefonía fija del tipo Voz IP, según información institucional.