Escucha esta nota aquí

“Hoy tenemos tres gobernaciones y la derecha tiene seis. Eso vamos a evaluar profundamente. ¿Por qué? ¿Qué pasó? ¿Qué hay que hacer? Esa es una responsabilidad”, afirmó ayer el jefe del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, luego de anticipar la derrota de su partido en Chuquisaca, La Paz, Pando y Tarija, donde el domingo se realizaron elecciones de segunda vuelta para la definición de gobernadores.

De hecho, el lunes por la noche cerró el cómputo Tarija donde Óscar Montes, exalcalde de la capital de ese departamento, logró el 54,44 % de la preferencia electoral de la mano de su alianza, Unidos por Tarija. 

Su contrincante, el presidente de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM), Álvaro Ruiz (MAS), reconoció su derrota con el deseo de éxito a su contrincante político. Ruiz días antes anticipaba victoria junto al presidente, Luis Arce, y el jefe del partido Evo Morales.

Sabiendo esa tendencia, el exmandatario también admitió la derrota del MAS en la celebración del 35 aniversario de Federación Única de Centrales Unidas, una de las organizaciones de los productores de coca del Trópico de Cochabamba. Desde allí, Morales anunció una “reunión de urgencia” para evaluar los resultados.

“Creo que hemos perdido en los cuatro departamentos en la segunda vuelta”, afirmó Morales para rematar y dar pie al proceso de evaluación que vivirá el MAS.

Reacciones

En el proceso electoral que acaba de concluir, varios candidatos disidentes del MAS lograron triunfar en las urnas y ese aspecto fue destacado por el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez. “Fue una batalla entre masistas; ustedes han visto tanto en Pando, también en Chuquisaca, incluso acá en La Paz que ganaron ex militantes (del MAS) (...). Esto amerita una evaluación profunda para corregir los errores que seguramente hemos tenido”, afirmó.

Ese criterio fue compartido por su colega, el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, quien anticipó “algunos reajustes en la dirigencia del partido” a raíz de esa evaluación.

En ese marco, el MAS prepara una concentración en la avenida Blanco Galindo de Cochabamba para respaldar al gobierno Luis Arce y mostrar la fuerza de todos sus candidatos elegidos en las pasadas elecciones subnacionales.

En La Paz, el diputado Juanito Angulo (MAS) evitó señalar culpables o responsabilizar por los resultados al exjefe de Estado, quien fue jefe la campaña para el proceso subnacional que concluyó el domingo con la elección de todas las autoridades regionales.

“Nuestro partido tiene presencia nacional; está en los nueve departamentos, hemos logrado 240 municipios. Eso se tiene que evaluar y también ajustes en los dirigentes (...). Tenemos una estructura y principalmente a nivel departamental y a nivel municipal (los dirigentes) concluyeron sus gestiones. Hay que hacer una renovación, de acuerdo con nuestros estatutos, anunció Angulo

Culpables

Angulo evitó responsabilizar a Morales sobre los resultados finales del escrutinio y remarcó la necesidad de renovar el mandato de dirigentes departamentales. Precisó que en lo que resta del mes se harán ampliados en los nueve departamentos y en mayo se desarrollará el congreso nacional.

En esa línea, el diputado cruceño Daniel Rojas (MAS) afirmó que tiene que haber una evaluación departamental para identificar responsabilidades sobre los “dedazos” en la selección de candidatos. “Ha habido algunos lugares donde dirigentes, atribuyéndose la representatividad, han impuesto sus candidatos”, afirmó.

El legislador consideró que si el jefe del MAS resulta responsable de alguna de las decisiones, se tiene que señalar a otros dirigentes. “Si le vamos a echar la culpa al hermano Evo Morales, también tenemos que ver quiénes iban a consultarle. Muchos se iban hasta el Trópico. Echar la culpa a Evo es una actitud que nos quieren hacer creer desde la oposición, desde la derecha”, remarcó y explicó que el exmandatario no definió todas las candidaturas para las elecciones subnacionales.

Quizás él no conocía las particularidades (de cada región y organización) y pudieron haber decisiones equivocadas”, añadió.

La postura de los actuales dirigentes del oficialismo dista de los disidentes, de los dirigentes del MAS que se alejaron precisamente denunciando “dedazo” e imposiciones por parte de la cúpula del MAS para la definición de candidatos de las subnacionales.

De hecho, la alcaldesa electa de El Alto, Eva Copa, señaló que el MAS “debe entrar en una etapa de autocrítica” porque las bases del partido y la ciudad donde ella radica no permitirán “ni el abuso ni la manipulación”. “La renovación”, según la futura autoridad debería ser parte de ese análisis.

“Toda la población espera renovación, cambios de la política, que los políticos cumplan con su palabra y dejen de lado la discriminación, el racismo y el separatismo, nosotros buscamos la reconciliación del departamento para salir juntos adelante”, afirmó Copa ayer en contacto con los periodistas luego de un un agasajo con motivo del Día del Niño boliviano.

Copa, quien fue parte de los dirigentes jóvenes del MAS, llegó a la alcaldía de El Alto como “invitada” de la agrupación Jallalla. No pudo candidatear por la fuerza política con la que nació a la vida política (MAS) porque dirigentes regionales con el aval de Evo Morales eligieron a otro candidato, pero sin el aval de las bases del partido.

En las presidenciales de 2020, el MAS logró el 74,3% de los votos en El Alto, que era considerado uno de sus bastiones. Este año, Copa se acercó al 70%, un porcentaje con el que, paradógicamente, derrotó al partido gobernante.

“Lamentablemente hay una cúpula en el MAS que no da lugar a nuevos liderazgos. Esa cúpula se cree todopoderosa y no es así, la ciudadanía les está demostrado que nada es eterno, que los cargos son pasajeros y según a eso debemos empezar a trabajar y poner los pies en la tierra”, afirmó Copa.

El resultado preliminar del cómputo oficial del Órgano Electoral al 84% del escrutinio (cierre de esta edición) refleja que en La Paz, el candidato de Jallalla, Santos Quispe, llevaba la delantera con 56,08% de votos, respecto al 43,92% de Franklin Flores, candidato del MAS.

Por su lado, el líder de Chuquisaca Somos Todos (CST), Damián Condori, ayer se declaró su victoria frente a Juan Carlos León (MAS). Agradeció a quienes confiaron en su proyecto y aconsejó a Evo Morales “un gran ejercicio de autocrítica si quiere que el MAS siga en pie” en su vida política.

“El gran responsable de la derrota de ayer, en el partido de gobierno, es Evo Morales. Si ellos perdieron fue por su soberbia. Pero hay que agradecer. Gracias Evo por tu desprecio; gracias por ralearme; no escuchar. Te agradezco, pero ahora Evo tienes que reconocer que existen líderes en las regiones que estamos a la altura de los desafíos actuales”, afirmó Condori, quien fue líder de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb) y militantes del MAS.

Condori aseguró que su victoria se explica, además, por el cansancio de las bases frente a “un proyecto totalitario y abusivo”. Y fue más allá, cuando dejó abierta la posibilidad de promover “un proyecto alternativo nacional con miras a 2025”, el año en el que debe terminar el mandato de Arce.

El MAS tiene 240 de las 336 alcaldías y tres gobernaciones. Este será un eje del análisis de la próxima evaluación, aunque también se buscarán responsables en los mandos medios, en los dirigentes departamentales que organizaron el proceso de selección interna que derivó en esos resultados que no eran los esperados por Morales.


Comentarios