Escucha esta nota aquí

Nadie sale, nadie entra”. Con esa frase se puede resumir el estado de la frontera Bolivia- Argentina. Los únicos que están autorizados son el transporte de carga que provee de alimentos y combustible a nuestro país.

“Desde hace algunos días que ninguna persona a pie ingresa por el puente internacional, solo camiones en un número estimado de 30 por día, tanto de salida como de ingreso”, explicó Juan Carlos Llanque, administrador de recaudaciones municipal, en ese acceso al país.

A pocos metros de él, una funcionaria del Sedes de Tarija, soportando las altas temperaturas (37°C) registrada este martes en Yacuiba, con todo el equipo de bioseguridad, espera a los choferes del transporte de carga que ingresan desde la Argentina a Bolivia. Es una de las trabajadoras de salud que realiza un turno de 12 horas en el control sanitario desplazada en ese punto para evitar el ingreso de enfermos con coronavirus.

Más atrás, en territorio comercial boliviano, las calles de Pocitos tienen un panorama desolador. Los comercios lucen el característico color de las cortinas metálicas cerradas. Nadie transita por esas calles acatando disciplinadamente la cuarentena nacional en su tercera jornada.

Tags

Comentarios