Escucha esta nota aquí

La Intendencia Municipal del municipio de La Paz, evidenció que 20 de las 100 actividades económicas (venta de comidas y servicios), que se fiscalizan diariamente en los diferentes macrodistritos, incumplen con las medidas de bioseguridad.

La información la dio a conocer este fin de semana, la intendenta municipal, Velma Vargas, quien recordó que “el distanciamiento social, el uso de pediluvios y barbijos, además del aforo al 50% en los locales de expendio y consumo de alimentos, son obligatorios”.

Los comercios que incumplen con la incorporación de estos requisitos están sujetos a sanciones, como la suspensión de sus actividades por un lapso de tiempo. “Por el incumplimiento, se determina la suspensión preventiva de 10 días hasta que se pueda modificar el accionar o se pueda cumplir con todas las observaciones de la Intendencia Municipal”, explicó Vargas.

La funcionaria municipal lamentó la recurrencia en incumplir las disposiciones ediles, a pesar de que la obligatoriedad de incorporación es de conocimiento público. Los propietarios también son los responsables de vigilar que sus clientes cumplan con el distanciamiento físico y el uso de las otras medidas de protección.

“Lastimosamente, algunas actividades han empezado a relajar estos controles y el uso de estos implementos”, sostuvo Vargas. Manifestó que, hasta la fecha, el funcionamiento de los locales de expendio y consumo de bebidas alcohólicas no está autorizado.

Además, los propietarios de los negocios que incumplan prohibiciones serán sujetos no sólo de procesos administrativos, sino también a acciones judiciales por atentado a la salud pública.

Comentarios