Escucha esta nota aquí

Desde hoy hasta el viernes, la capital pandina (Cobija) inició un encapsulamiento para realizar un rastrillaje ‘casa por casa’ por parte de brigadas de salud compuestas por más de 200 personas. El objetivo es identificar a quienes tienen sintomatología de Covid-19 y evitar que continúe la saturación de los hospitales Roberto Galindo y Perla del Acre, señaló el director del Sedes, Dani Hugo Mendoza, a Bolivia TV. 

Con el encapsulamiento se prohíbe la circulación total de vehículos y transeúntes, además de cualquier tipo de actividad comercial, por lo cual, hasta ayer los mercados estuvieron atendiendo para que los ciudadanos puedan proveerse de alimentos.

Estas medidas han sido imperiosamente necesarias debido a la situación de descontrol en la población a causa del coronavirus, lo cual fue ejemplificado por Mendoza al señalar que “de 60 a 70 personas que acudían diariamente a los hospitales, solo podíamos atender a un máximo de 25”. Además aseveró que, del total de casos confirmados por coronavirus en el departamento (que hasta ayer eran 286), el 22% era personal médico.

Las cifras de Pando además reflejan seis fallecimientos confirmados por Covid-19, 33 sospechosos y 11 recuperados hasta el fin de semana.

Sin embargo, durante el domingo, se produjeron tres muertes bajo sospecha de la enfermedad; la de un hombre de 82 años en el hospital Roberto Galindo, una mujer, también de la tercera edad, en el barrio La Amistad, y otra mujer en el barrio 27 de Junio, según reportaron medios digitales pandinos. 

Mendoza explicó que el rastrillaje se inició en 36 manzanas de Cobija, comprendidas en 14 barrios: Villa Montes, Puerto Alto, Progreso, 11 de Octubre, Petrolero Manantial, Santa Clara, Tajibos, Paraíso, 27 de Mayo, Brisas del Acre, Villa Cruz, La Cruz, La Amistad y Villa Busch, desde las 8:00 hasta las 16:00.

Además de las brigadas para rastrillaje, otras cuatro brigadas médicas compuestas por cinco personas cada una, están alertas para recibir llamadas al 'call center' de la Gobernación y realizar evaluaciones médicas para brindar tratamiento con Ivermectina y otros medicamentos, o referir a los pacientes graves a internación. 

Kelly Suárez, jefa de las brigadas, señaló  que el 'call center' estaba funcionando, pero solo para derivar a los pacientes en los centros médicos que, al estar saturados, no podían atender, por lo que ahora se irá a las casas para brindar una atención inmediata.