Escucha esta nota aquí

El presidente Luis Arce Catacora ofrecerá su informe de gestión el viernes 22 de enero, aniversario del Estado Plurinacional de Bolivia con dos ejes: una evaluación del último año, lo que incluye el gobierno de Jeanine Áñez, y las proyecciones para esta gestión, enfocadas esencialmente en la pandemia del Covid-19 y la economía.

El ministro de Justicia, Iván Lima, explicó que el mensaje está fijado por la Constitución Política del Estado. “El Órgano Ejecutivo, el presidente en este caso, debe rendir cuentas por lo que hizo en sus 80 días de mandato”.

Adelantó que hará una evaluación del gobierno de Jeanine Áñez y un informe sobre la institución presidencial.

La CPE pide un informe anual. “de 21 de enero de un año al 21 del siguiente. Entonces, los ministros de Estado, entre ellos de Justicia, remitimos la información sobre lo hecho en estos 80 días, pero también sobre las acciones realizadas en el gobierno de facto”, aseguró.

Anticipó que tendrá consideraciones muy críticas. “Pensamos que Áñez no estuvo constitucionalmente en el poder, pero de todos modos debemos reportarle al país sus acciones en este tiempo”.

No será un detalle de hechos irregulares. “Sin embargo, el Gobierno sistematiza más de 20 casos de corrupción que fueron denunciados ante la justicia. Hay solicitudes a Interpol y también pedidos de extradición de exautoridades”.

Sin embargo, esas son atribuciones del Viceministerio de Transparencia, del Fiscal General, del Órgano Judicial.

El informe del presidente no se quedará en lo negativo, sino que planteará una perspectiva de futuro”, acotó. Mencionó que expondrá las tareas más importantes, como la lucha contra la pandemia, y la reactivación de la economía. “Ese será el espíritu del mensaje”, adelantó el ministro.

El expresidente Evo Morales acostumbró al país a emitir mensajes de más de cuatro horas, durante los 14 años que duró su gobierno. Lo que hacía era comparar las cifras de cada año con las que dejaron sus predecesores, a los que denominaba ‘los gobiernos de la derecha’.

Por motivos de bioseguridad, el mensaje del presidente Luis Arce no será el hemiciclo parlamentario, ni estará acompañado por concentración de personas ni habrá desfile.

La pandemia

La gestión de la segunda ola de la pandemia ha generado muchas críticas al Gobierno de Arce.

La estrategia del Ejecutivo se basa en dos compras: las de pruebas de antígeno nasal para la detección temprana del Covid-19 y la adquisición de las vacunas para inmunizar a la población lo antes posible.

El mandatario señaló que las vacunas estarán en el país hasta marzo. En su discurso, al confirmar la segunda dotación de vacunas, pidió que la población “aguante” por lo menos dos meses.

Esa declaración desató una serie de críticas. El sábado, el país volvió a superar los 2.000 casos nuevos de coronavirus, mientras que el presidente Luis Arce dijo en su discurso: “Así como nosotros hemos aguantado un Gobierno de facto, lo hemos resistido hasta recuperar la democracia, hoy nos toca aguantar y resistir el coronavirus hasta vencer y recuperar la salud para el pueblo boliviano”, señaló el titular.

Dijo que aguantar “ahora significa aplicar la estrategia de una vez por todas”, que consiste en la entrega de test a las instancias subnacionales. “aguantar no significa encerrar a los bolivianos en cuarentena rígida, sacar militares y policías a supuestamente defender a la población, aguantar significa resistir a este embate de esta nueva ola, pero no resistir sin una estrategia que la venimos anunciando hace mucho tiempo”.

Las críticas se volvieron a multiplicar. El exministro de Gobierno Arturo Murillo, le respondió: “Arce pide a los bolivianos aguantar. Él no aguantó, cuando enfermó fue al mejor hospital de Brasil. Se curó, bolivianos aguanten”.

El expresidente Jorge Quiroga ratificó que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) debe postergar los comicios subnacionales ante el alto número de nuevos contagios de coronavirus.

“En un mes de rebrote del coronavirus ya rebasó el pico de primera ola, al que se llegó en cuatro meses. Ante colapso sanitario y un Congreso silente, es inaguantable un gobierno indolente, cuya única propuesta es “aguanten”. P. D.: TSE, ¿qué esperan para postergar elecciones?”, posteó.

El jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, afirmó por su parte que “en 10 meses de pandemia, Bolivia cambió cinco ministros de salud, cada uno de ellos aplicando las cosas a su manera, pero para enfrentar la segunda ola necesitamos un plan sanitario de salud que se aplique independientemente a las simpatías políticas y salve la vida de la gente”, sostuvo.

Mientras tanto, siete profesionales de salud murieron, solamente durante la jornada del sábado por Covid-19 en el departamento de La Paz y representantes del Colegio Médico consideraron “denigrante” que el Arce pida a la población “aguantar” la segunda ola de contagios.

El secretario general de ese gremio, Óscar Oliden, declaró a EL DEBER la muerte de seis médicos y de una enfermera, detallando que dos trabajaban en el área rural, tres eran parte del sistema público y el resto eran especialistas de diversas ramas.

Con esos decesos, el número de médicos muertos en esta segunda ola, sólo en La Paz, asciende a 14, mientras que en Santa Cruz, la otra región más afectada, también se reporta similar cifra.

“Muy mal, muy mal, nos han abandonado, no les interesa la salud, cómo van a preferir aguantar si hay gente profesional que está muriendo. El presidente no siente lo que vivimos todos los días en hospitales colapsados”, dijo Oliden en entrevista telefónica.

La interna

Mientras tanto, dentro del MAS hay sectores que critican al presidente Arce, porque consideran que no le da certidumbre al país, y que el expresidente Evo Morales era más firme en sus decisiones.

Candidatos que prefirieron no identificarse señalaron que le reclaman más apoyo a sus postulaciones y que tomó mucha distancia de su partido.

El ministro de Justicia, ante ese malestar, advirtió que la posición del presidente Luis Arce es muy clara. Las elecciones subnacionales son una decisión del Órgano Electoral. El Gobiero respetará que esta instancia tome cualquier determinación con relación a su realización, incluyendo la fecha y las decisiones jurisdiccionales”.

Con esa declaración, la autoridad gubernamental marcó la señal de que si es que el TSE opta por una postergación de las elecciones, el Ejecutivo no se opondrá.

Complementó que el apoyo del Ejecutivo al organismo electoral es total, con el ánimo de exigir elecciones justas. “Lo comprueba la aprobación, el miércoles en tiempo récord, de un decreto para facilitarles su trabajo en cuanto a lo presupuestario, a la contratación de consultores y demás”, dijo.

Lima manifestó que el malestar de algunos candidatos pasa porque “el Gobierno garantizará que todos los candidatos compitan en igualdad de condiciones. Si los militantes, simpatizantes o funcionarios quieren hacer campaña, deben hacerlo fuera de sus horarios de trabajo, y deben tener el cuidado de actuar en el marco de la ley, sin utilizar los bienes del Estado”.

Además, remarcó que “si eso es diferente a los tiempos de Evo como presidente, no lo sé, no puedo dar una opinión al respecto”. El vicepresidente del MAS, Gerardo García, señaló que “pueden ser que esas críticas vengan de algunos compañeros”, pero que la unidad del “instrumento político” en cuanto al apoyo y respaldo a la gestión del presidente Arce está intacta.

Comentarios