Escucha esta nota aquí

Con tono preocupado y con la esperanza de recuperar la salud de la población gracias a la vacuna AstraZeneca, José Alberto Cuéllar, responsable de la Unidad de Epidemiología del municipio de Guayaramerín, afirmó a EL DEBER, que la población comenzó a enfermarse nuevamente de Covid-19, pero esta vez los pacientes “no dan batalla a la enfermedad como antes”, señaló.

 El profesional afirmó que después de ocho semanas de silencio epidemiológico la población volvió a enfermarse, pero esta vez las personas llegan con sintomatología diferente a la que ya se conocía. Han fallecido 38 pacientes desde el 7 de diciembre de 2020.

Cuéllar indicó que los infectados el primer día presentan dolores de cabeza, problemas lumbares, algunos con diarrea, dolores de ojos, de las articulaciones y el día siguiente el cuadro clínico  empeora con la falta de respiración. “Al segundo día las personas mueren. “Yo creo que la gente se está muriendo por la nueva cepa, no aguanta ni 48 horas”, afirmó.

Ante esta situación y con el hospital general de Guayaramerín colapsado, las autoridades han declarado alerta sanitaria por riesgo biológico de la nueva cepa. “La situación de Guayará es similar a la de Riberalta. En ambos municipios la salud de la población se está complicando”, agregó.

La esperanza del municipio fronterizo es la vacuna anticovid que se comenzó a suministrar a la población con enfermedades de base y adultos mayores. El Ministerio de Salud dotó en esta primera instancia 20.000 dosis y 5.000 antígenos nasales para esta población, mientras que a Riberalta le llegarán 40.000 vacunas, que por ahora es la esperanza de los habitantes para contrarrestar la nueva variante amazónica, que está causando estragos en suelo brasileño.

Ante esta situación la alcaldesa de Guayará, Helen Gorayeb, señaló que se analiza el cierre de la frontera; sin embargo, la determinación es de competencia de la Cancillería del Estado, por lo que se esperará que las autoridades de Estado adopten las medidas correspondientes.

La cepa P.1 se detectó por primera vez en viajeros de Brasil en Japón a comienzos de enero de 2021. Los científicos postulan que esta mutación pudo desarrollarse en Manaos, donde existen numerosas variantes del virus, pero la P.1 es la que se extiende más rápido.

Comentarios