Escucha esta nota aquí

Después de que autoridades del Gobierno confirmaran el suicidio, en un recinto de Brasil, de Marco Lucas Flores, señalado como autor del asesinato del franciscano Wilberth Daza Rodas, los familiares de la víctima aseguran que están esperando pruebas claras de ese suceso.

Hipólito Daza, padre del fray asesinado en la iglesia San Francisco, en la calle Aroma y Arenales, el sábado de Gloria, manifestó que “todavía no tenemos nada oficial y lo que han circulado son solo versiones”.

La noche del pasado sábado el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo informó a través de su cuenta de Twitter que el aspirante a sacerdote franciscano Marco Lucas Flores, se quitó la vida en una celda de un recinto penitenciario de San Pablo.

Después del crimen registrado el 17 de este mes, los informes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), señalan que Marco Lucas Flores, escapó por la frontera de Puerto Quijaro y llegó hasta San Pablo.

Las autoridades de la Fiscalía habían iniciado trámites legales para viabilizar la repatriación del hombre a Bolivia para que rinda cuentas ante la justicia.

Hipólito Daza, sin embargo, manifestó que la iglesia católica y la comunidad franciscana pusieron a disposición dos abogados para continuar con el caso hasta su total esclarecimiento. El padre de la víctima aseguró que los abogados de la comunidad franciscana ya viajaron a La Paz, para sostener una reunión con autoridades del Gobierno a fin de poder esclarecer el lamentable suceso.

Los restos del Wilberth Daza Rodas, fueron sepultados el martes pasado en su pueblo natal de Machareti. La familia agradeció la solidaridad de la gente.

Comentarios