Escucha esta nota aquí

Un grupo de oficiales, estudiantes de institutos militares, enviaron denuncias sobre un traslado supuestamente irregular hacia zonas fronterizas sin ningún tipo de asistencia. El ministro de Defensa, Edmundo Novillo, dijo que las quejas se producen porque los denunciantes querían pasar fiestas de fin de año con sus familias.


Nos parece absurdo tenerlos allí (en zonas fronterizas) con su propio dinero, sin tener que comer, enfermos, contagiándose de Covid-19 (…) basta de abuso a los jóvenes militares, ellos también son humanos, tienen familias esperando por ellos, que sus niños ya no tendrán una cena humilde en Navidad porque sus padres tienen que gastar todo para cumplir los caprichos de esta gente”, señala una parte de la denuncia enviada por familiares de los uniformados a los medios de comunicación.


Según los denunciantes, el 21 de noviembre, los estudiantes de los institutos militares de postgrado recibieron la orden de traslado a puestos fronterizos y el 23 de noviembre viajaron a distintos destinos pagando pasajes de sus propios recursos, con la promesa de que les serían devueltos. 


Debían permanecer en ese puesto por 10 días, pero luego les informaron que su permanencia en las fronteras se ampliaría y no hay fecha de repliegue.


Frente a esta denuncia, el ministro de Defensa dijo que los 500 efectivos fueron a cumplir una misión que encomendó el Alto Mando Militar y lamentó que las denuncias se originen por las fiestas de fin de año.


“Seguramente algunos (oficiales) por tratarse de fin de año están un poco molestos, pero el militar tiene que estar dispuesto a cumplir las 24 horas, los 365 días del año con lo que el mando militar defina para cumplir tareas patrióticas”, dijo Novillo a los periodistas.


Los denunciantes aseguran que este traslado es irregular porque se trata de formación académica, por tanto, ellos deben estar en las ciudades tal como prevé su propia ley y no realizar tareas de campo. En cambio el Gobierno cree que deben cumplir una misión como lo hacen todas las fuerzas castrenses.


El Covid-19


Las familias denunciaron que los jóvenes soldados fueron trasladados sin ningún tipo de medida de bioseguridad y en plena cuarta ola de Covid-19, lo que ocasiona un atentado contra la salud. El ministro Novillo desestimó esas observaciones señalando que “al Covid estamos expuestos todos”, y las FFAA garantizan las previsiones de salubridad para todos sus miembros


“Respecto a los contagiados, de aquí replegaron  a ocho (efectivos) en 10 días y  no los llevaron dignamente a un hospital, cuando se enteraron que tenían Covid-19 los jefes los despacharon del mismo cuartel. Tuvieron que caminar cinco cuadras con todas sus cosas hasta la plaza y se fueron como pudieron en minibuses a Oruro y de ahí a Cochabamba con su propio dinero. Los botaron como a delincuentes o indigentes, no se dignaron en darles una buena atención”, relató uno de los estudiantes.


Según este criterio, el seguro militar no atiende a los enfermos de Covid-19 y por tanto cada uno debe costear sus propios gastos, lo que contradice las declaraciones del ministro Novillo pues aseguró que los militares tienen seguro y están debidamente atendidos.

Comentarios