Escucha esta nota aquí

Furibunda. Esa fue la reacción de la expresidenta del Senado y actual candidata a alcaldesa de El Alto, Eva Copa, cuando se refirió al anuncio del MAS de investigarla por el caso del crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) y desafió al diputado Juanito Angulo a convocarla a declarar sobre este tema.


“Me da bronca escuchar ahora a esos legisladores que gracias a nosotros están sentados ahí y gracias a nosotros que hemos devuelto la democracia y dignidad al pueblo, ahora dicen, se llenan la boca diciendo que ‘los vamos a investigar, hay que llamarlos a declarar’ por ese crédito del Fondo Monetario Internacional. El señor ese que dijo que me va a  convocar, quiero que usted me llame a declarar, quiero que usted me convoque a declarar, porque yo voy a ir a decir toda la verdad”, desafió Copa a grito pelado.


El jueves, el diputado Juanito Angulo (MAS) dijo que habrá una investigación sobre quienes autorizaron y gestionaron el crédito del FMI. “Desde luego ingresa Eva Copa, ya sea en calidad de testigo, tiene que aclarar ella, porque era presidenta del Senado”, apuntó el legislador oficialista.


Eva Copa, explotó contra sus excorreligionarios y les dijo que en vez de estar amenazando con inhabilitaciones deberían dedicarse a fiscalizar y pedir informes a los ministerios que tenían el dinero del crédito internacional durante el gobierno de Jeanine Áñez.


“Ese tipo, ese señor que no ha estado en momentos tan duros que vivimos, ese señor estaba seguro en su casa o debajo de su cama tiene que saber que fue la Asamblea la que impidió que se aprobara ese dinero; porque nosotros hemos devuelto la dignidad al pueblo boliviano hasta el último día”, fustigó Copa.


La zona de Senkata fue el escenario donde la expresidenta del Senado arremetió contra sus excorreligionarios y recibió la ovación de más de 10.000 personas que abarrotaron la principal avenida del lugar.


El proceso de cambio 


La bronca de Eva Copa incluso alcanzó a la cúpula del MAS a la que recordó que el “proceso de cambio”, frase acunada por Evo Morales, no le pertenece y que el proceso fue creado, impulsado y peleado por las bases de todo un pueblo y no por un partido o por una persona.


“Ese proceso de cambio que se embanderan ahora es nuestro, porque fueron nuestros abuelos, nuestros padres los que lo crearon, el proceso de cambio no empieza con un color ni con una persona, el proceso de cambio es del pueblo porque el pueblo luchó por los recursos naturales, por la dignidad del pueblo. No nos vengan a decir a nosotros derechistas, cuando nosotros fuimos los que nos quedamos aquí y no pedimos asilo en ningún lugar, nosotros nos quedamos con nuestra gente”, dijo y provocó la euforia de sus adherentes.


Aseguró que éste es el momento de la reivindicación del campesino,  que este es tiempo de la revolución aymara. Que pese a las amenazas no bajará la cabeza y al final pidió el voto para Jallalla en el verificativo electoral del 7 de marzo.


“Que nos sientan, que nos escuchen, que sepan que nosotros no vamos a bajar la cabeza- No bajamos la cabeza por un gobierno sanguinario, y no vamos a hacerlo ahora ante ellos (el MAS)”, dijo la que fuera una de las mujeres más poderosas del país durante el gobierno transitorio de Jeanine Áñez.


 

Comentarios