Escucha esta nota aquí

La furia popular de la ciudad de El Alto exige la demolición de la casa del asesino serial, Richard Choque Flores. El reclamo tuvo su punto de desahogo cuando la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, llegó hasta la casa para acusar a la Fiscalía de abandonar el lugar y no permitir la demolición, tal como exige la vecindad.


“¿Cómo es posible que una fiscal se vaya dejándonos parados aquí, sabiendo que tenemos la maquinaria para la demolición?, nosotros estamos diciendo: (dirigiéndose a Roberto Ríos) viceministro, como municipio vamos a denunciar la negligencia de la fiscal, el fiscal departamental (Williams) Alave ha dado la orden de que se retiren cuando nosotros estábamos aquí, los vecinos están haciendo vigilia por cuatro días esperando resultados”, reclamó airadamente Copa.




La alcaldesa Copa mostró su disgusto

El martes 25 de enero, la Policía exhumó dos cuerpos de menores que habían desaparecido el año pasado. Richard Choque había sido aprehendido por trata y tráfico, proxenetismo, pornografía y portación de armas de fuego. Él mismo reveló que enterró a las mujeres en su vivienda en la ciudad de El Alto.


Tras el entierro de la menor Iris Villca en el Cementerio General de La Paz este viernes, los vecinos de la zona Ballivián de El Alto se concentraron en la casa del asesino y exigieron su demolición. La Felcc explicó que primero se debería recolectar pruebas, la Fiscalía argumentó lo mismo, mientras tanto, la casa había sido incendiada por los vecinos el miércoles 26 de enero.


Este viernes por la tarde, el municipio destinó volquetas y una retroexcavadora para la demolición total del inmueble, sin embargo, los técnicos de la Fiscalía, que pedían un compás de espera para juntar pruebas, abandonaron el lugar ante la turba que amenazaba nuevamente con tomar la casa y destruirla.


“Hay que hablar de manera clara, el Ministerio Público ha indicado que no puede participar en este acto (de demolición), por lo cual ha abandonado (el lugar). No se puede realizar la demolición porque todavía se tiene que seguir colectando pruebas”, dijo el viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, y fue interrumpido por los gritos de la gente que exigía destruir la casa.


Eva Copa dijo que el sábado acudirá ante un juez para que ordene la demolición de la casa, tal como exige la vecindad. Las personas concentradas en el lugar no solo demandaban castigo para el autor en este caso, sino la búsqueda de decenas de muchachas que viven en esta ciudad y están reportadas como desaparecidas.




Comentarios