Escucha esta nota aquí

Atrás quedó el abrazo y el guiño que Arturo Murillo le lanzó a Eva Copa en Palacio Quemado. Había respeto porque eran colegas en el Senado y en ese instante -poco después de los conflictos sociales que sacaron a Evo Morales del poder- la legisladora del Movimiento Al Socialismo (MAS) se había convertido en una especie de conciliadora con el ala radical del masismo. Hoy, la situación es diferente. Se cansó, como muchos del MAS, de las amenazas del ministro de Gobierno a quien lo paró e incluso le mandó una advertencia: Llevarlo a organismos internacionales por sus acciones.

"No es lógico que un ministro esté tratando de entorpecer este tipo de investigaciones (adquisición de respiradores artificiales) y hacer amenazas a la Asamblea Legislativa Plurinacional. Nosotros también vamos a acudir a estos organismos (internacionales), porque nos sentimos preocupados, amenazados y no nos están dejando hacer nuestro trabajo como corresponde. Aquí, están cumpliendo funciones que no les compete, porque el señor es ministro de Gobierno, no es fiscal y no es juez para hacer ese tipo de amenazas", arremetió Copa, hoy presidenta del Senado.

Murillo, el fin de semana, mandó un mensaje a los asambleístas del MAS ante las observaciones que surgieron en el Senado por la lista de ascensos a generales de las Fuerzas Armadas (FFAA). "Deben saber los de la Asamblea que son pasibles a un juicio por incumplimiento de deberes y tiene cárcel. Cuidado, los diputados, los senadores no tienen inmunidad diplomática, cuidado que mañana estén en la cárcel y que digan que es persecución política", amenazó el ministro.

Esa advertencia no cayó bien en el MAS y fue Copa la que le devolvió un mensaje. "Yo no le tengo miedo al ministro Murillo, porque lo único que estoy haciendo es hacer cumplir la Constitución y la normativa que rige la Asamblea ¿Por qué el señor Murillo hace dualidad de funciones? ¿Por qué actúa como juez y fiscal?, hay que investigar quién ha dado la orden para que aprehendan al juez (Hugo Huacani) que estaba llevando el caso del señor Navajas (ex ministro de Salud), si la Fiscalía no fue, entonces ¿quién fue?", respondió la senadora del MAS.

Ahora, Murillo se encuentra en Trinidad, Beni, cumpliendo funciones en las medidas que se adoptarán para que esa región pueda enfrentar el coronavirus y no sea rebasada.

Tags