Escucha esta nota aquí

Ariel Melgar

Tras la declaración de alerta naranja en el municipio beniano de Rurenabaque, las Fuerzas Armadas y funcionarios municipales han evacuado a 35 familias que quedaron afectadas tras el desborde del Río Beni.

Fue el alcalde de Rurrenabaque, Anacleto Dávalos, quien confirmó que se iniciaron los trabajos de rescate de las personas afectadas en algunos barrios y en dos comunidades cercanas al río.

Las primeras dos familias auxiliadas fueron trasladadas a un albergue de la localidad, donde pudieron descansar en colchones y alimentarse con los víveres que dotó el gobierno municipal.

Una familia estaba compuesta por 15 personas, las mismas que fueron rescatadas luego de que el agua inundó su vivienda”, explicó Dávalos, en contacto telefónico con EL DEBER.

Las otras 32 familias que fueron evacuadas pertenecen a Puerto Yumani, la comunidad que se ha visto más afectada por la subida del nivel del río Beni.

“Esta treintena de familias fueron llevadas a un albergue en la misma comunidad, donde se les proveyó de arroz, fideo, charque, tomates y otros productos. Ahora se están alimentando en una olla común”, explicó el Alcalde.

Dávalos dijo estar aliviado porque las aguas del río Beni han disminuido 60 centímetros y, hasta el momento, no se ha registrado más zonas afectadas.

“Gracias al descenso del nivel río no se ha reportado más casas inundadas; sin embargo, mañana iremos río arriba a verificar si existen otras comunidades aisladas, pues en este momento no se puede navegar por la magnitud del río", sostuvo.

Por su parte, el ministro de Defensa, Fernando López, inició este domingo la inspección de los ríos Mamoré e Ibare, en los alrededores de Trinidad, para tomar previsiones ante posibles inundaciones en esta parte del departamento del Beni.

"Estamos con un reporte donde inicialmente hay que tomar previsiones y coordinar tareas con las Unidades de Gestión de Riegos de las municipalidades y de la Gobernación", informó López a Bolivia TV.