Escucha esta nota aquí

Evaliz, la hija de Evo Morales, contó este martes cómo vivió los hechos de 2019, cuando las elecciones generales desataron una convulsión social que deparó la renuncia de su padre a la Presidencia, forzando su salida como refugiada a Argentina.

La joven relató que se vio obligada a dejar la casa de su familia en La Paz para  esconderse en El Alto y tuvo que disfrazarse para llegar a la residencia de la embajada de México, donde permaneció algunos días.

“Yo fui a la embajada de México, en cada esquina había grupos paramilitares, revisaban los autos en cada esquina, era increíble, me tuve que disfrazar para salir de mi casa, tuve que disfrazar a mi hermano menor porque todo era una revuelta”, rememoró en entrevista con ‘houseradio.us’.

La abogada de profesión evitó señalar si concibe la idea de ser presidenta de Bolivia en el futuro. “Yo me veo dentro de las bases, militando, devolviendo dignidad a mi pueblo, me veo así”, respondió, a tiempo de comprometerse a ayudar a cuidar al Gobierno de Luis Arce y David Choquehuanca.

“Mi hermano (Álvaro) estaba escondido en el monte, en el Chapare, porque la persecución era tremenda. Yo estaba en La Paz, tuve que esconderme en la ciudad de El Alto, porque iban a amedrentarnos a la casa de mi mamá, nos buscaban”, agregó Evaliz, que permanece en Buenos Aires.

Anticipó que, en las próximas semanas, al igual que su padre Evo, retornará a Bolivia, para seguir con su militancia en el MAS, “con la firme convicción de resignificar nuestra identidad cultural y encarar los nuevos desafíos en esta nueva etapa de Gobierno”.

Finalmente, advirtió que existen aún “pequeños grupos racistas, odiadores y radicales” que pretenden causar inestabilidad en el nuevo Gobierno y rechazó todas las acusaciones falsas que vinculan a su familia con el narcotráfico, por su nexo con el Trópico de Cochabamba, zona cocalera.

Comentarios