Escucha esta nota aquí

El expresidente Evo Morales acusó esta mañana al secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de ser parte de un golpe de Estado en Bolivia y ratificó que “el mundo ya sabe que no hubo fraude en Bolivia".

Luis Almagro ha llevado a la OEA a uno de los peores momentos en su historia. Con cinismo dice que The New York Times y el Washington Post son parte de ‘campaña maliciosa’, el mundo ya sabe que no hubo fraude y que Almagro fue parte del golpe”, señaló el exmandatario en su cuenta de Twitter.

La OEA emitió un pronunciamiento sobre una campaña de desinformación que identificó en Bolivia por denunciar irregularidades en las elecciones del 20 de octubre de 2019. El organismo cita varias publicaciones en esos dos diarios estadounidenses en las que se intenta generar desinformación sobre lo ocurrido en el país con el proceso electoral y que “se basan en premisas falsas”.

“En los últimos días se ha articulado una maliciosa campaña de desinformación contra la OEA, con evidentes objetivos políticos, en relación a su rol en las pasadas elecciones de Bolivia. Como parte de esta campaña, incluso se solicitó a la OEA que convalide los resultados de las Elecciones Generales de Bolivia del 20 de octubre de 2019”, indica el comunicado, difundido por Luis Almagro, secretario general de la OEA, mediante su cuenta oficial en Twitter.

Al mismo tiempo, esta mañana se realizó en la Plaza San Francisco, de La Paz, un plantón para pedir libertad para las 'presas políticas', exfuncionarias y dirigentes relacionadas con el gobierno del MAS y que ahora están en la cárcel. Entre ellas, los grupos organizadores, afines al partido de Morales, incluyeron a la expresidenta del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Choque.

La diputada del MAS y secretaria del comité de DDHH e igualdad de oportunidades, Sonia Brito, aseguró que no sabe cuál es el criterio de las organizadoras, pero “la expresidenta del TSE está encarcelada sin probar si es que realmente hubo fraude electoral. No se identificó su culpabilidad, no hay un debido proceso, se usa políticamente. Ella es una persona mayor, tiene diabetes y está muy abandonada, incluso por la gente del MAS. Es lo que me dijeron algunas organizadoras”, manifestó Brito.