Escucha esta nota aquí

Admite que los conflictos afectaron el apoyo al MAS. El expresidente Evo Morales manifestó en las últimas horas que la renuncia de Jeanine Áñez a su candidatura se produjo por “instrucción de Estados Unidos” y que habla con las Fuerzas Armadas (FFAA), la Iglesia católica y empresarios para que no haya otro “golpe”, tras las elecciones generales del 18 de octubre.

El jefe del MAS, que conversó virtualmente con juntas vecinales de El Alto, aseguró que sabe “quiénes están operando” para llevar a segunda vuelta a Luis Arce contra Carlos Mesa, pero enfatizó que está en contacto con sus candidatos para afinar la campaña y mejorar el respaldo.

“Ahora tal vez (haya) otro golpe (de Estado), y ahí estamos hablando con algunos miembros de las Fuerzas Armadas, con empresarios, con la Iglesia católica. Lindo sería que el papa Francisco diga: ‘Se respeta los resultados (de las elecciones)’, porque estamos seguros que vamos a ganar. Son tareas urgentes para garantizar las elecciones”, dijo el líder cocalero.

Morales, que permanece refugiado en Argentina desde diciembre de 2019, admitió que el bloqueo por 12 días de las organizaciones afines al MAS debilitó el respaldo que su binomio tenía en las ciudades, pero fortaleció el respaldo en el área rural.

Sus declaraciones:


“Su renuncia (de Áñez) obedece a unir a toda la derecha y a nosotros dividirnos, a ese juego casi entramos diciendo fuera Áñez o nueva convocatoria de las elecciones. Antes del conflicto el MAS era ganador en primera vuelta. El bloqueo de caminos nos ha afectado en las ciudades, pero nos ha fortalecido en el campo”, expresó.

Evo lamentó que surgieran acusaciones de “traición” dentro del MAS, pero aseguró que eso ya está “superado”. Adelantó que tanto Luis Arce como David Choquehuanca deben recorrer todo el país para ganar los comicios. “Hay que cuidar el voto, pero también defender el voto”, advirtió el exmandatario.

“A mí me preocupa algunos compañeros que dicen: ni izquierda ni derecha. En política es macho o hembra, perdonen la expresión. Estamos con los pobres o estamos con los ricos, estamos con el pueblo o estamos con el imperio, no hay otro camino. Por supuesto, habrá derecha moderada, derecha fascista, racista”, reflexionó.

Anticipó que al día siguiente de las elecciones se deben juntar todas las actas de los delegados políticos. “Si hay fraude, se deben juntar las más de 35.000 actas. Si tenemos una estructura, como una telaraña, mesa por mesa, van a temblar, demostraremos que si ganamos no hubo fraude”, recalcó.