Escucha esta nota aquí

Sin mencionar nombres, el expresidente Evo Morales reveló este domingo que él instruyó desplegar negociadores del Gobierno electo de Luis Arce con distintas entidades porque existía la susceptibilidad de que el MAS no acceda al poder luego de ganar las elecciones.


“Yo hablé con los compañeros y con el compañero Lucho (Arce), hay que organizar el post 18 de octubre, no nos van a entregar (el poder) por más que ganemos le dije a Lucho, (que busque) responsable de contactarse con las Fuerza Armadas, con la Policía, con el sector privado, con la Iglesia Católica”, dijo el expresidente en su programa dominical, “Evo es pueblo”.


La revelación la realizó en el contexto de explicar el video que circuló hace una semana en la que Morales afirma que se debe cuidar al Gobierno de Jeanine Áñez para garantizar las elecciones generales de 2020.


De ese modo, el líder del MAS admitió que fue el principal operador del proceso electoral y dijo que la tarea se realizó desde su residencia en Argentina para garantizar la posesión de Luis Arce y David Choquehuanca. También aseguró que gracias a esa estrategia se pudo lograr el 55 % de los votos y para eso se comunicó telefónicamente con los dirigentes, incluso el tiempo de bloqueo, su voz llegó hasta los puntos donde estaban sus dirigentes.


Aseguró que el video que circuló fue grabado en el congreso de la federación Trópico, los días 28, 29, y 30 de mayo, cuando le pidieron una evaluación de las elecciones 2020, recordó entonces que explicó los tres caminos que tenían ante la posibilidad de que se vuelva a postergar las elecciones más allá de octubre: permitir que se haga cargo un militar; que asuma el mando Eva Copa; o que sea la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia de ese entonces.


Según Morales, todas estas alternativas apuntaban a postergar más aún las elecciones pactadas para octubre. Recordó que uno de los principales impulsores de la fórmula “fuera Áñez”, era el fallecido dirigente Felipe Quispe “El Mallku”, que era el pedido de Branko Marinkovic, dijo Morales y por eso se desechó esa posibilidad.


Aseguró también que continuar con el bloqueo de caminos en agosto del pasado año estaba desgastando a los movimientos indígenas y por tanto era “estratégico” levantar esa medida, con tal de garantizar las elecciones.


Según su recuento, si las elecciones generales se realizaban en mayo del pasado año, tal vez se habría definido en segunda vuelta porque el Gobierno de entonces estaba fortalecido y que la pandemia y las denuncias de corrupción botaron por el suelo el respaldo que tenían.


Comentarios