Escucha esta nota aquí

Evo Morales sostiene que presiones internas e imposiciones externas determinaron su inhabilitación como candidato a senador del MAS por Cochabamba. Una decisión judicial ratificó el lunes la determinación que emitió en febrero el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Mediante su cuenta en Twitter, el líder cocalero, refugiado desde diciembre en Argentina, señala que asume el “costo” de su “lucha por el pueblo”, quedándose sin poder participar de una elección, algo que no sucedía desde 1997.

“Seguiremos en el camino pacífico y democrático de la liberación de nuestra querida Bolivia”, adelantó el jefe del MAS, mientras se menciona a Edmundo Novillo como su posible reemplazo, aunque eso será definido por las organizaciones sociales de Cochabamba.

Morales quedó fuera de la contienda electoral debido a que incumplió el requisito de residencia permanente en el país. Su sustituto puede ser registrado hasta el 15 de octubre ante el ente electoral.

La decisión de la sala constitucional segunda de La Paz ahora pasará al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), para su revisión, aunque se estima que eso suceda en un plazo de hasta 120 días, es decir, después de los comicios generales.

Desde el Gobierno se consideró que el rechazo al amparo del exmandatario devuelve la confianza a la administración de justicia y se espera que se dé celeridad a otros procesos que involucran a exautoridades del MAS.