Escucha esta nota aquí

El líder del MAS, Evo Morales, levantó las manos. Ya no exigirá hacer ajustes en el gabinete político que acompaña al presidente Luis Arce y, una vez más, demandó a las organizaciones sociales que respaldan al Gobierno que no pretendan cuotearse espacios de poder.

“Salvo mi responsabilidad, explicando, compartiendo algunas experiencias, pero finalmente Lucho toma sus decisiones. Es el Presidente”, explicó Morales en su habitual programa dominical difundido por la radio cocalera Kawsachun Coca.

El exmandatario visitó la Casa Grande del Pueblo en varias ocasiones desde fines de 2021. En un primer momento, demandó un perfil político para los ministros y luego, en una evaluación con  los cocaleros del Chapare, cuestionó públicamente al Gabinete.

“Algunos ministros que dicen: ‘yo no soy político, soy técnico’. A uno de ellos conozco, ni siquiera es técnico, grave, no puede ser pues. Es un gabinete político y mi recomendación pública desde acá al hermano Lucho es que se tiene que cambiar ministros”, afirmó el 30 de diciembre en el ampliado con dirigentes del MAS y sindicatos cocaleros.

La pasada semana, Morales visitó en dos ocasiones la Casa Grande del Pueblo. El sábado tuvo una reunión con Arce, el vicepresidente David Choquehuanca y la ministra de la Presidencia, María Nela Prada. “No se tocó nada del Gabinete. Esa es su responsabilidad”, apuntó.

Eso sí, Morales recordó alguna de las observaciones que hizo estas semanas. “Expresé mi preocupación por algún sector social que está ahí imponiendo. Algunos piensan que algunos ministerios son propiedad de ese sector. Expresé algunas debilidades. Lamentablemente, algunos ministros o viceministros no responden al presidente, sino al sector social cuando se trata de cuoteo y no hay gestión”, detalló.  

Durante el último trimestre de 2021, protestas en las calles obligaron en dos ocasiones a retroceder al Gobierno de Arce. La primera, que fue por un paro de un día, obligó el 14 de octubre a retirar de la Asamblea Legislativa el proyecto de ley contra el lavado de activos.

Eso no bajó la tensión y varios sectores, incluidos aquellos afines al oficialismo, decidieron realizar un paro indefinido contra la Ley 1386 que validó la Estrategia de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas.

La medida de presión, que se sintió con más fuerza en Santa Cruz y Potosí, logró la abrogación de esa norma. El Gobierno, en un principio, reconoció la falta de socialización previa de esa política pública, pero acusó luego a la oposición de conspirar para desestabilizar al Gobierno.

Morales llamó, entonces, a la denominada Marcha por la Patria para “defender al presidente Lucho”.

“Me ha dado pena algunos técnicos en las leyes donde se ha retrocedido. Algunos dirigentes se mandaban la parte, porque el técnico no conocía siquiera”, afirmó Morales este domingo en la radio cocalera.

“Como expresidente, como presidente del MAS, si (Arce) requiere nuestra participación, haremos nuestras sugerencias que terminan en sugerencias. Cualquiera puede sugerir. Lucho sabrá si hay nuevo gabinete. Esa es una responsabilidad de Luis Arce”, remarcó.

En todo caso, subrayó que “el pueblo está esperando un mensaje de certidumbre”. “Lucho nos ha dicho que está preparado, respetamos”, añadió.

"Por ahora, el Gabinete está ajustado a la figura del presidente Arce. El presidente no tiene perfil político y lo que él está buscando es un gabinete que genere resultados en gestión pública, más que la confrontación política", señaló el politólogo Marcelo Arequipa. "Veamos qué señal emite el 22 de enero", añadió. 

Comentarios