Escucha esta nota aquí

Evo Morales considera que los grupos que quisieron “proscribir” al MAS y evitar su retorno a Bolivia, fracasaron. Lo dijo este lunes en Villazón, tras regresar a territorio nacional después de un año de haber permanecido refugiado en Argentina.

Tras ser masivamente recibido en la frontera, el líder cocalero protagonizó una gran concentración, donde aseguró que las organizaciones sociales dieron un “golpe” al “gringo” que quiso acabar con el proceso de cambio.

La visión del imperio norteamericano era proscribir al MAS, al pueblo el año pasado, así mismo nos hemos presentado. Ahora, Evo está en Bolivia; ellos fracasaron”, destacó el exjefe de Estado, recalcando que “si vamos a llorar, vamos a llorar de alegría”.

Morales, que salió de Bolivia el 11 de noviembre de 2019, para ir primero a México y después a Argentina, cruzó hoy a las 10:09 la frontera, junto a Álvaro García Linera y otras exautoridades, escoltado por el presidente Alberto Fernández.

Seguimos haciendo mucha historia, enfrentando problemas, agresiones. La familia boliviana, en base a la revolución política cultural, seguimos adelante. La derecha boliviana intentó frenar nuestro proceso de cambio, el año pasado, en plena operación de un golpe, una farsa, un invento diciendo que había fraude, qué fraude. El pueblo dijo que no hubo fraude, esa es la mejor prueba, la victoria con el 55 por ciento, algo único en el mundo, histórico”, resaltó.

El exmandatario, que encabezará ahora una caravana por Potosí y Oruro, hasta llegar al Trópico de Cochabamba, reiteró su pedido a la justicia para que libere a las exautoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que son procesadas por el caso de fraude e informó que anoche conversó con Luis Arce y David Choquehuanca, los nuevos mandatarios.

“A medianoche hablamos, estaba preparando su Gabinete, seguro esta tarde posesionará y es entera responsabilidad de él, debe elegir gente de confianza, esa va a ser su familia (…) Ahora nos toca cuidar a Lucho como presidente, cuidar nuestro proceso de cambio. Acabó el tiempo de llorar, ahora debemos organizarnos”, concluyó.