Escucha esta nota aquí

Tras la decisión de la Sala Constitucional de La Paz de inhabilitar a Evo Morales como candidato a senador por Cochabamba por no haber residido en ese departamento dos años antes de las elecciones del 18 de octubre, el MAS se queda sin la ´primera espada´ por primera vez desde 1997, cuando el dirigente cocalero fue elegido como el diputado con mayor votación en el país. Repetiría el logro en 2002, cuando también acarició la Presidencia al quedar a décimas de Gonzalo Sánchez de Lozada. Tomó el poder en 2005, ganó otras dos veces las elecciones, perdió el referendo del 21 de febrero de 2016 y fue, sospechado de hacer fraude en las elecciones del 20 de octubre de 2020, obligado a renunciar por una revuelta popular el 10 de noviembre del año pasado. 

Ahora, deberá ver desde Buenos Aires cuál es el derrotero de su partido en las elecciones del próximo mes, mientras los analistas lo ven como una oportunidad para su partido e incluso un motivo de festejos para sus candidatos. Desde el Gobierno celebran el fallo; su principal adversario del año pasado, también. Su partido aguarda.

En lo político

Para Daniel Valverde, abogado y director del Observatorio Político Nacional de la Universidad Gabriel René Moreno, la Constitución Política del Estado es bien clara y señala que el requisito para optar por un cargo electivo es haber residido en la circunscripción al menos dos años antes de la elección.  

El abogado asegura que fue el mismo Tribunal Constitucional Plurinacional el que se metió en camisa de 11 varas al hablar de residencia inhabitual o residencia electoral para darle luz verde a unos y luz roja a otros en su postulación, pero con este fallo se sale de ese laberinto. 

Desde el punto de vista político, Valverde cree que este es un paso más para que Evo Morales deje de ser un actor político relevante en el contexto nacional. “Pasarán estas elecciones y Evo Morales ya no será autoridad electa. No tenerlo en un cargo irá mermando su incidencia. Esto es solo el principio y es una oportunidad para el MAS”, dijo. 

En una línea similar, Carlos Valverde, analista político, cree que los primeros que festejaron el fallo fueron Luis Arce Catacora y David Choquehuanca, candidatos a presidente y vicepresidente por el partido de Morales, ya que eso significa que no tendrán que, en caso de ganar las elecciones, cederle la presidencia a Morales. 

Daniel Valverde quiere ver qué va a pasar ahora con el MAS, si sin la presencia hegemónica de Morales logra renovarse de ideas y de líderes y logra democratizarse, algo que según su visión era tapado por la omnipresencia de su caudillo.

Reacciones

“Una buena noticia: realizaremos las primeras elecciones de una nueva etapa histórica sin Evo Morales. Un símbolo de lo que queremos, un futuro fresco, nuevo, sin sombra”, escribió Samuel Doria Medina, compañero de fórmula de Jeanine Áñez, y luego cargó contra Carlos Mesa con dos trinos más. Primero lo acusó de querer dilatar la decisión de la inhabilitación de Morales al pretender que la causa llegue al TCP y luego le preguntó si enjuiciará a los jueces que tomaron esta decisión. 

Mesa tuiteó sobre el hecho, no sobre el ataque de Doria Medina. Cree que el debate sobre la postulación de Morales está cerrado y se ratifica en que el único órgano que puede definir una candidatura es el Tribunal Supremo Electoral. 

Álvaro Coimbra, ministro de Justicia, recuperó la fe en el Poder Judicial. “Evo Morales inhabilitado. Todavía hay jueces probos”, tuiteó. 

Algo parecido tuiteó Yerko Núñez, ministro de la Presidencia, que consideró que hay jueces probos que actúan en base a la CPE y “no le temen a la estructura organizativa criminal del MAS. “El prófugo solo debe retornar a Bolivia para someterse a la justicia y dar cuenta por sus actos”, escribió. 

Mientras sus opositores festejan, el MAS no sale del shock y hasta las 19:00 su cúpula se encontraba en reunión, analizando las consecuencias de esta decisión.