Escucha esta nota aquí

“¡Jallalla Bolivia, que viva nuestro proceso de cambio!”, con esas palabras el expresidente Evo Morales inició su discurso en Chimoré, donde miles de personas protagonizaron una masiva concentración para darle la bienvenida, tras un año de ausencia por su renuncia a la Presidencia y posterior asilo en México y Argentina.

El líder cocalero fue recibido por los titulares del Senado y Diputados, Andrónico Rodríguez y Freddy Mamani, la extitular de la Cámara Alta, Eva Copa y el ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, pero no estuvieron los nuevos mandatarios, Luis Arce y David Choquehuanca.

Sin embargo, el propio Morales justificó esas ausencias, señalando que ambas autoridades están concentradas en la “organización del Estado”. Informó que conversó con el nuevo presidente, quien quizá en las próximas horas se traslade al Trópico de Cochabamba para sostener reuniones.

“Esta mañana conversé con Lucho, a la una de la madrugada me llamó, intentaba cómo llegar, ojalá pueda llegar, pero está en pleno proceso de organización del Estado. Esta mañana nuevamente conversamos, internamente debates, para no equivocarnos en la designación de autoridades, saludamos a Lucho presidente, David vicepresidente y a los asambleístas que lo acompañan”, destacó el jefe del MAS.

Sus declaraciones:


Además, Evo instruyó la mayoría del MAS en el Legislativo interpelar al presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, a quien acusó de pretender “ocultar los resultados” de las elecciones del 18 de octubre. “En menos de un año hemos recuperado la democracia, hemos vuelto al Gobierno, eso es algo inédito, histórico, único en el mundo”, recordó.

Destacó que el “instrumento político” ganó las elecciones incluso contra el árbitro. “Hasta la última noche tratando de engañar al pueblo boliviano. Aprovecho esta oportunidad, convoquen a una interpelación o un informe, el sábado 17 dijo que no había el Direpre, el domingo a las ocho de la noche, tenía que haber informe en boca de urna y nada, después conferencia y nada, ya habíamos ganado y estaban tapando, seguramente preparando cómo ocultar los resultados”, acusó.

Morales arribó en la madrugada a Villa Tunari, tras protagonizar una caravana que comenzó el lunes en Villazón, pasó por Uyuni y Orinoca, para llegar al aeropuerto de Chimoré, donde hace un año se despedía de sus bases para refugiarse a México, en medio de una convulsión social tras su renuncia.

“Nunca me sentí abandonado en un año y esta es la muestra. A nombre de todos los perseguidos, de las familias masacradas, de compañeros procesados, decirles muchas gracias hermanos, Bolivia nuevamente ha triunfado gracias a la unidad del pueblo boliviano”, dijo el exmandatario, para después repetir cifras y hechos que mencionaba cuando dirigía al país.