Escucha esta nota aquí

El líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), Juan Evo Morales, es la cabeza visible de todos los movimientos del partido que exigen evaluación de los ministros y el cambio de varios de ellos. Morales, como dirigente, practica lo que rechazaba en su gestión de presidente; en más de una ocasión amonestó a los dirigentes del Pacto de Unidad que pedían cambio de ministros.


En 2011, luego del fallido “gasolinazo” los dirigentes del Pacto de Unidad pidieron la cabeza de varios ministros, pero el entonces presidente, Evo Morales, rechazó cualquier posibilidad de cambios en su gabinete.

“La reunión no es para decir si un ministro sirve o no sirve. Se equivocan”, les advirtió Morales a sus dirigentes antes de ingresar al denominado, “gabinete ampliado” que era un estilo de su gestión. Declaraciones de esta índole sucedieron a lo largo de los años y cada que los dirigentes campesinos pedían cambios en su gabinete.


Morales no solo imponía a los ministros, también convocaba a sus allegados para definir las presidencias de las dos cámaras legislativas. En enero de 2012, los diputados eligieron a Rebeca Delgado como presidenta de los Diputados y Evo Morales le declaró la guerra y no la convocaba a Palacio, como hacía con los otros presidentes. Finalmente, Delgado abandonó el MAS.


Situación actual


La actual situación y las versiones sobre cambio de ministros se inició el 3 de diciembre, cuando Evo se reunió el denominado “estado mayor del pueblo” y la dirigencia del Pacto de Unidad en el Trópico de Cochabamba. Fue en ese encuentro que se habló, por primera vez, de “evaluación de los ministros”, esa reunión fue encabezada por Evo Morales.


Dos días después, Morales hablaba en su programa dominical, Evo es pueblo, y confirmaba que los dirigentes del Pacto de Unidad y del estado mayor del pueblo habían decidido la evaluación de los ministros y que el encuentro se realizaría a fin de mes en el Trópico de Cochabamba.


Esa declaración pareció como la señal para todas las organizaciones que respaldan al Gobierno y sus dirigentes empezaron a convocar a ampliados para una “evaluación de ministros”, señalaba uno de los puntos en las distintas convocatorias campesinas que aparecieron en las últimas semanas.


No, pero sí


El 27 de diciembre, el senador cocalero del Chapare, Leonardo Loza, salió a declarar que en la reunión de su sector no habría evaluación de ministros ni del Gobierno, sino que se hablaría de la gestión de Luis Arce y cómo mejorar esa tarea.


Un día después hubo una reunión en la Casa Grande del Pueblo, donde fue convocado el Pacto de Unidad, pero, sorpresivamente, también estuvo presente Evo Morales como presidente de las seis federaciones del Trópico de Cochabamba y encabezando a su estado mayor del pueblo. Las autoridades negaron ese día que en la reunión se hubiera hablado de ministros, del gabinete o de posibles cambios.


Pero el 30 de diciembre, en el ampliado cocalero, fue el propio Evo Morales quien reveló que en la Casa Grande sí se habló del gabinete y sí se habló de cambios en el equipo de colaboradores de Arce.


Ya pasaron cinco semanas desde que Morales arrancó con el pedido de cambio de ministros y sus sectores siguen presionando por esa razón al Gobierno de Luis Arce.

Comentarios