Escucha esta nota aquí

Con el propósito de llegar al Chapare el 11 de noviembre, la misma fecha en que tuvo que salir del país el año pasado para refugiarse en México, el expresidente Evo Morales anunció su ingreso al país el 9 de noviembre próximo, un día después de que el presidente electo, Luis Arce, sea posesionado oficialmente en la silla presidencial.

“Se están debatiendo bastantes fechas. Tengo una propuesta de las organizaciones sociales, que tal vez el día 9 estaría ingresando para llegar el día 11 a Chimoré. Porque el 11 de noviembre salí de Chimoré para salvar la vida. Ahora volveré por la vida, gracias a la unidad del pueblo boliviano”, dijo en un programa televisivo del canal C5N, donde se rendía un homenaje al expresidente argentino, Néstor Kirchner, a 10 años de su muerte.

Al exmandatario se lo vio constipado durante la entrevista, donde se sonó la nariz con un pañuelo. Evo Morales se encuentra en calidad de refugiado en Argentina y agradeció la solidaridad de su presidente Alberto Fernández.

Este mismo martes, el recientemente electo senador Andrónico Rodríguez, dirigente del Trópico de Cochabamba por el Movimiento Al Socialismo (MAS) había adelantado que, el probable itinerario de retorno de Morales, era que ese 9 de noviembre cruce la frontera de La Quiaca-Villazón, atraviese los pueblos de Potosí y Oruro con destino final a Cochabamba.

“Va a ser un día histórico para nosotros. Nos concentramos a nivel Trópico y a nivel nacional para recibir a nuestro líder histórico de Bolivia”, anunció Rodríguez, en entrevista al canal Telesur. El acto se realizaría en el municipio de El Chapare, donde se ubica una de las tradicionales plantaciones de coca.

La exautoridad aprovechará la suspensión de la orden de aprehensión realizada por el juez primero de instrucción de La Paz, Román Castro, dentro del denominado caso terrorismo, por coordinar el cerco a ciudades para dejarlas sin alimento durante el conflicto poselectoral de 2019.

“Tantas mentiras, tantas acusaciones. Esas mentiras van cayéndose y ahora las mismas autoridades del órgano judicial han decidido jurídicamente. La captura internacional se cayó y el mandamiento de apremio se cayó ¿Cómo una llamada telefónica podía ser terrorismo o financiamiento al terrorismo? Gracias a la solidaridad del movimiento del pueblo argentino estamos sobreviviendo. No puedo entender esas falsas acusaciones”, declaró Morales.

También dijo que la contundente victoria del 18 de octubre en las Elecciones Generales, con un 55,1% a favor del MAS, demostraron que no hubo fraude en los comicios del año pasado.