Escucha esta nota aquí

El expresidente Evo Morales, a través de su tuit personal, criticó el editorial de EL DEBER, que este martes 25 de agosto, el matutino nacional publicó con el título de Mucho ojo con los informes de organismos internacionales.

“Por su posición ideológica, no extraña que EL DEBER critique informes de organismos internacionales sobre la violación de Derechos Humanos de parte del Gobierno de facto y aplauda el fraudulento informe de la OEA (Organización de Estados Americanos)”, dice su tuit.

Este medio, como lo hace diariamente, expresa una opinión con su editorial, sobre la coyuntura que vive el país.

“La pérdida de institucionalidad en el país, que deja huérfana a la ciudadanía, ha sido una de las causas para que varias personas miren a las organizaciones internacionales con la esperanza de que intervengan y ayuden a cambiar lo que en Bolivia se veía injusto. Lamentablemente, las miradas desde el extranjero no siempre fueron honestas, por el contrario, muchas veces estuvieron marcadas por la corriente ideológica antes que por la búsqueda de la verdad”, señala el editorial de este martes, en su primer párrafo.

Recuerda más adelante que, en septiembre de 2008, cuando ocurrieron los hechos de Porvenir y ante la existencia de un relato unilateral del MAS (Movimiento Al Socialismo), muchos bolivianos aguardaron con esperanza la llegada de Unasur y su comisión de investigadores, quienes solo entrevistaron a los que reforzaban el discurso oficialista. “En síntesis, vinieron a Bolivia para consolidar la mirada unilateral del MAS en el Gobierno”, señala.

También hace memoria del asesinato en el Hotel Las Américas el 2009 en Santa Cruz, y que los afectados no pudieron hacer justicia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Desgrana el informe sobre los hechos posteriores a las Elecciones Generales de 2019, de parte de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y observa que omite varios hechos.

EL DEBER solventa la idea de que "los informes de organismos internacionales acerca de cómo se vive en Bolivia hay que mirarlos con el cuidado que dejan las malas experiencias".