Escucha esta nota aquí

El expresidente Evo Morales llegó pasada las 22:00 de este lunes a la localidad de Atocha, ubicada en la provincia de Sud Chichas, en el departamento de Potosí (suroeste del país), donde se concentraron miles de personas de comunidades aledañas y trabajadores mineros para darle la bienvenida la país.

Allí, dijo que "el golpe de Estado fue propulsado por Estados Unidos, para instaurar el Gobierno de facto de Jeanine Áñez" y también confesó que pensaba que iba a quedarse seis o siete años fuera del país.

“El golpe de Estado no solo fue de la derecha boliviana, sino de EEUU, del capitalismo. El golpe de Estado ha sido a nuestro modelo económico, ha sido al litio. Por primera vez empezamos a industrializar el litio con nuestra plata, con nuestras Reservas Internacionales. Tenemos proyectado 41 industrias. Pero los países industrializados no quieren que nosotros garanticemos la industrialización, no quieren que demos valor agregado a nuestros recursos naturales. No quieren que usemos la tecnología. Pero se equivocaron, porque pensaban que este golpe del gobierno de la derecha les iba a durar”, dijo en su alocución.

Morales dijo estar sorprendido aún por lo rápido que fue recuperar la democracia”. “Nosotros, en un año recuperamos la democracia. Impresionante. Pensé que iba a quedarme seis o siete años fuera de Bolivia”, expresó durante el acto especial organizado, tras su paso por estas tierras del sur.

Morales pasó un año fuera del país, refugiado primero en México y luego en Argentina, donde estuvo la mayor parte de este tiempo. En la mañana, como se había comprometido, cruzó la frontera de La Quiaca (Argentina) a Villazón (Potosí), con el acompañamiento del presidente argentino, Alberto Fernández, quien lo cobijó durante los últimos meses.

Morales pasó la frontera acompañado de una caravana de afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) y también con el exvicepresidente, Álvaro García Linera y el excanciller Fernando Huanacuni.

La gente que lo recibió y le dio la bienvenida a su país esperó por largas horas la llegada de la exautoridad y le regaló un guardatojo minero. En la concentración, la gente lo llamó “nuestro líder mundial” y le gritó: “Evo, no estás solo, c…..”. Sin embargo, se observó que la muchedumbre no respetó ninguna medida de bioseguridad durante la concentración, para evitar el contagio del Covid-19.

En las próximas horas, los pobladores de Uyuni también recibirán al expresidente, durante su recorrido terrestre, que terminará el miércoles 11 de noviembre en el Chapare Cochabambino, a una distancia de unos 524 kilómetros de Uyuni. En el lugar, se concentrarán personas de diferentes puntos del país. Morales también aseguró la presencia de personalidades internacionales.